“Midsommar”: Rituales macabros al sol de medianoche

Midsommar - películaDespués de revolucionar a la crítica y obtener muy buenos números en la taquilla mundial con su debut Hereditary, la vuelta a las pantallas de Ari Aster es uno de los acontecimientos del verano. En Midsommar, el director estadounidense presenta de nuevo un relato de terror que, en esta ocasión, resulta muy distinto al del año pasado.

Una pareja de jóvenes norteamericanos que no está pasando por su mejor momento acude con unos amigos al Midsommar, un exclusivo festival veraniego que se celebra cada 90 años en una remota aldea sueca de la región de Hälsingland. Ya de camino hacia dicho lugar, entrevemos que será un viaje de no retorno y/o trascendental para los protagonistas, sobre todo para Dani (portentosa actuación de Florence Pugh).Midsommar - películaLa recreación del espacio, de la comunidad, ambientación, vestimenta, cultos, etc. así como de las coreografías, la puesta en escena (desde la llegada a la aldea hasta el plano final) y la fotografía están meticulosamente cuidadas y repletas de detalles. La verosimilitud del hábitat y cultos de la congregación es uno de los pilares que sustentan Midsommar junto a la hipnotizante belleza estética de sus escenas. Todo ello combina cómodamente con las perturbadoras y escabrosas actividades rituales de los aldeanos conformando un grotesco lienzo.

El ritmo de la narración es pausado y largas son las secuencias que se van interrumpiendo abruptamente por los truculentos, curiosos y, a veces, bellos y alegres cultos. La estancia de los foráneos se convierte en una pesadilla bajo el sol de medianoche siguiendo las directrices de la tribu nórdica. En esta peculiar celebración del solsticio de verano se explora el lado más perverso de la religión y del ser humano en ancestrales creencias. Por ejemplo, convertir los sentimientos personales en colectivos, acompañar el primer acto sexual de una joven o distribuir la vida de los congregantes en ciclos más sostenibles para el planeta.Midsommar - películaComo toda secta, en la de Midsommar existen unos códigos de conducta, normas, tótems, símbolos sagrados, etc. que se detallan vagamente. Lo que sí destaca el film es el transitar durante las ceremonias en un estado de embriaguez y alucinaciones constante. El efecto “colocón” viene también acompañado por movimientos de cámara, efectos especiales y la estridente música compuesta por Bobby Krlic. Lo que para unos puede resultar el crepúsculo vital, para otros es la superación de un trauma como la trágica pérdida de un familiar o una brusca ruptura amorosa.

Midsommar es una película de autor, y de terror, en la que la plasticidad de las escenas choca con la brutalidad de las acciones que en ella se relatan. Por ello me parece, al menos, curioso que se vaya a distribuir en más de 200 salas de cine a partir del próximo viernes 26 de julio. No obstante, no dudaría en acudir al cine para pasar un buen/mal rato con esta escalofriante historia distribuida por DeAPlaneta.

Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , , , , , por Saül Ivars. Guarda enlace permanente.

Acerca de Saül Ivars

Soy el Kurt Sutter del blog Desde el sofá - Cine y TV https://desdeelsofacineytv.com/ (creador, administrador, redactor y relaciones públicas y digitales). Periodista multifuncional aterrizado en un cómodo sofá (o en su defecto, una butaca de cine) desde el cual veo y comento series de televisión y películas junto con mi compañera.También realizamos sorteos, acudimos a eventos y preestrenos, cubrimos festivales, conferencias y debates en Barcelona. Y ahora, además, compartimos experiencia y opiniones con la gran familia de Mundoplus.tv.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>