“Bauhaus” es un film lleno de optimismo que reivindica a las artistas olvidadas

bauhausEl pasado lunes, 1 de abril, se celebró el centenario de la fundación, en Weimar (Alemania), de la mítica escuela Bauhaus, una institución pensada para combinar arte y artesanía para responder a las necesidades del país a través del proceso creativo. Este mismo lunes, Filmin estrenaba en España “Bauhaus”, película con la que la televisión pública alemana ha conmemorado el centenario de la famosa escuela. Un film que apuesta por la idealización de un período clave en la historia de Alemania como fue el de la República de Weimar, siendo una de las épocas más creativas y con mayores innovaciones culturales de la historia de Alemania.

Bauhaus ¿mito o realidad? Como toda gran institución, gran parte de su historia está rodeada de un halo más cercano a la leyenda que a la realidad en muchos aspectos. Pero el film dirigido por Gregor Schnitzler (Que hacer en caso de incendio) pretende, según sus propias palabras, mostrarnos como la creatividad, la curiosidad y la pasión impregnaron las aulas de la famosa escuela. Y lo hace a través de la historia de Lotte Brendel (Alicia von Rittberg), una joven estudiante que a pesar de las presiones familiares decide ingresar en la Bauhaus. El personaje, aunque inventado, se inspira en la figura de la diseñadora Alma Siedhoff-Buscher, trágicamente fallecida en 1944 durante un bombardeo en la ciudad de Francfort y cuyos juguetes de construcción aún hoy se comercializan.

A través de las vivencias del personaje de Lotte, el film reivindica el papel de la mujer, primero en la Bauhaus y después en la propia sociedad. Una joven brillante, decidida a conseguir para sí misma la mejor educación posible, enfrentándose a los convencionalismos sociales y familiares de la época. Una mujer adelantada a su tiempo, con talento para las artes, en un momento en el que la mujer está subordinada al hombre, tanto socialmente como culturalmente. Incluso en la propia escuela, algunas especialidades estaban vedadas a las mujeres, lo que no impide que la protagonista siga persiguiendo sus sueños. Primero el de estudiar carpintería (disciplina exclusiva de los hombres), para más tarde centrarse en la arquitectura.

“Bahaus” en todo momento apela al optimismo a lo largo de toda la película. Es un film luminoso, algo que de por sí no tiene que ser malo pero que se centra más en la propia institución y la vida del personaje de Lotte que en lo que sucedía a su alrededor. No hay que olvidar que estamos en plena República de Weimar, período que siguió a la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial. Una época convulsa en el país germano, llena de inestabilidad política y financiera, que curiosamente permitió germinar un gran nivel artístico y cultural pero que sirvió como caldo de cultivo del nazismo y a la posterior subida al poder de Hitler.

bauhaus2Sin embargo, este contexto histórico, aunque se menciona a influye en determinados momentos en los sucesos que vemos en la película, como el traslado de la escuela desde Weimar a Dessau por las presiones sufridas contra la política de la institución de permitir estudiar en la misma a mujeres y extranjeros, el film se centra en gran medida en rescatar del olvido el papel de la mujer como motor en la evolución artística de “Bauhaus”.

Para ello es clave el personaje de Lotte y la actuación de la joven Alicia con Ritteberg, como punto fuerte del film de Schinitzler. Su evolución, desde que la conocemos como una joven curiosa y con ganas de aprender pero que vive prisionera de los deberes familiares. Hasta que da su propio salto de fe, matriculándose en la Bauhaus, demostrando su avidez de conocimiento y su talento artístico. Un talento que no debe importar, tanto si eres hombre o mujer, pero que ya sea hace noventa años o en la actualidad, no siempre es así. Porque la discriminación es y ha sido una realidad palpable. La propia protagonista se lo intenta hacer ver a su hermana en un momento del film: “No sólo soy una mujer, soy una persona. Tengo derecho a decidir que quiero hacer, como educarme o en que trabajar”. Unas palabras reivindicables más que nunca en esta época, a pesar de los años transcurridos.

En definitiva “Bauhaus” es una película muy disfrutable (aun viéndola en versión original subtitulada) que reivindica el optimismo del arte frente al pesimismo y al derrotismo de las ideas reaccionarias. Un film que hace hincapié en el papel clave que tuvieron las mujeres, a pesar de la discriminación sufrida, en una institución como la Bahaus, clausurada por el partido nazi pero que a pesar de todo consiguió que su filosofía llegará a todo el mundo, tras la diáspora de muchos de sus profesores. Frente al olvido, la constatación de que el talento no tiene género, ni edad ni nacionalidad. Una demostración de que el poder de la imaginación supera todos los obstáculos que cualquier idea preconcebida quiera imponer. “Bauhaus” te hará soñar con que un mundo mejor es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>