16 Muestra Syfy. Día 3 “Eros y Thanatos”

pancreasito

Según la doctrina esotérica, el ser humano comenzó siendo de naturaleza vegetal , hasta adquirir volumen y solidificarse en materia animal, y alcanzar el cénit de su evolución. Una bella analogía para la Muestra, en la que hemos echado raíces en las butacas el fin de semana, como geranios, a fin de llegar a un clímax fílmico: lo mejor se ha reservado para el final. Elohim descansó en domingo mientras los asistentes completan su transición final al homo mandanguer.

El último día se estrena con la sesión matinal de Dilili en París, una película de animación francesa, que de nuevo nos saltamos por logística del sueño y la higiene en los boxes del hogar. Con todos los respetos al trabajo de Michel Ocelot, Dilili se ve con toda seguridad ensombrecida por la siguiente pieza de animación del día: Quiero comerme tu páncreas. El anime nipón da pie al malentendido con su hosco título, pues se trata de una historia romántica y lacrimógena al estilo de Your name, o La chica que saltaba a través del tiempo, o Wolf Children. Una oleada de filmes que manipulan las emociones hasta límites insospechados haciendo llorar al macho alfa más fornido del aforo. El relato acompaña a un estudiante introvertido que lee un diario y descubre el secreto de una compañera: tiene una enfermedad terminal. Entre Haru (primavera) y Sakura (flor de cerezo) surgirá una tierna e inesperada amistad, llena de candidez e inocencia. Un primer amor platónico y no correspondido, como suelen ser los mejores impulsos que inspiran a los dramaturgos. Entre la aparente pureza adolescente, surge el choque de la rancia tradición nipona de retener y ocultar los propios sentimientos, como algo indigno de lo que avergonzarse, contrastando con una nueva ola de aceptación, vitalismo y connivencia en sintonía con las emociones. Si por algo de caracteriza Japón es por la convivencia de lo antiguo y la modernidad: ¿puede estarse produciendo un cambio de paradigma en la psique de la sociedad japonesa, hacia la apertura emocional, hacia el nuevo Japón? ¿Un plan del gobierno para estimular la comunicación humana y resucitar la natalidad? La antítesis de posturas será patente en la pulsión sexual de los personajes, sintiéndose uno frustrado y castrado socialmente, y la otra abierta a experimentar y sentir: una vez perdido el miedo a morir, aceptado el final, todas las barreras morales que nos impiden vivir al máximo desaparecen. Llena de hondas reflexiones y sentimientos, Quiero comerme tu páncreas es redonda, un imprescindible del género romántico y se corona como la mejor del cartel este año. Llegará a las salas de mano de Selecta Visión el próximo 12 de abril.

come

Entre pase y pase, las necesidades fisiológicas llaman a la puerta, y las colas de la calle se trasladan a los baños. Como experimento, tardé un poco de más en el mijitorio, vigilando el tránsito de miccionadores cual cruiser. Aproximadamente un 10% se lavó las manos. Abandono el lugar pensando que por todas las butacas han pasado esas zarpas infectas, puede que incluso me siente sobre pelo rizado negro y nunca lo sepa. Estos pensamientos que me asaltan son el momento de la Muestra en el que más miedo he pasado.

Afortunadamente esto se olvida rápido con Diamantino, una producción portuguesa muy interesante. Toma la figura del ídolo nacional, Cristiano Ronaldo, y la edita a su gusto para crear un personaje tróspido. Todos hemos imaginado la vida secreta del gladiador tras la fama, su ambiente familiar, su intimidad sexual, sus hobbies ocultos, y Diamantino satisface estas fantasías, con atributos y peripecias de lo más tronchantes. Se deconstruye la imagen de héroe y arquetipo admirable, reconvertido en bufón, en esperpento infantiloide. Mientras reímos con sus ocurrencias, una subtrama política cobra peso: el neofascismo invade Portugal, se aborda la temática de los refugiados, el brexit de la Unión Europea y demás discursos nacionalistas, con el fútbol como eje central. Portugal proyecta una imagen de país de caricatura, cuya única fuente de orgullo es el fútbol. Y estos nazis usarán el deporte, el opio del pueblo, para calar subrepticiamente su mensaje entre las masas, lo que acabará implicando a Diamantino, el alter ego de Cristiano. Llena de ideas originales, imágenes psicodélicas y sentido del humor, la película que parecería un biopic alternativo, termina en crítica política hablando de todo menos de fútbol, lo que es una sorpresa muy agradable.

diamantino

Es digno de mencionar en este momento, que tras unos años de sequía Leticia Dolera volvió a comprar Huesitos y a lanzarlos al público. En siete años no había cazado ninguno al vuelo, y esta fue la primera vez. Es curioso cómo una cosa tan pequeña puede alegrarte el día, y fastidiárselo al de al lado (vaya gases da, tienen aceite de palma). También es verdad que en vez de dulces podrían lanzar desodorantes en barra, porque el olor a humanidad ya es patente a estas alturas. Sin embargo, nuestra presentadora, aunque siempre enfundada en una sonrisa, esta vez se la sentía desganada, down, no tan a tope como otros años, lastrando un deje de languidez para el ojo experto. Quizá conserve el temor a ser juzgada tras unos meses difíciles en RRSS, pero espero de corazón que sintiera el afecto de la gente para que repita su papel muchos años más, y mejor.

Hell is where the home is es una home invasion en la tónica de The Purge, Los Extraños y tantas otras. Dos parejas de amigos alquilan un chalet para una escapada de fin de semana. Uno de los integrantes está bastante desequilibrado y cuando una vecina pide entrar para hacer una llamada de teléfono, todos desconfían y se ponen nerviosos y paranoicos… El agitado carácter del alpha sumado a una visita nocturna de atolondrados son el cóctel para una montaña rusa de problemas y muerte. La fotografía baila al compás de la acción, las scream queens hacen un buen trabajo de supervivencia y las escenas de tensión y violencia se suceden manteniendo un ritmo trepidante. Reflejo de profundos temores post 11S, ser atacados en su hogar, los yankees parecen disfrutar asaltando casas ajenas y defendiendo las propias: ya que el enemigo de la patria es invisible y quizá ni exista, disparémonos entre nosotros. Hay que disparar para alejar el terror, como el choque del vidrio en los brindis aleja a los espíritus. De vivir allí me haría preparacionista para cuando estos casos den el salto definitivo de ficción a realidad.

Por último, la ceremonia de clausura emite el corto Flotando: una historia de ciencia ficción en la que un astronauta se enfrenta a visiones tras un accidente. Recordando a una Solaris en clave de comedia, Flotando es un diálogo socarrón con el barquero Caronte, y el espacio profundo como laguna Estigia, eso sí, de una impecable factura técnica.

escape

Desgraciadamente la Muestra se despide, pero lo hace por todo lo alto con el preestreno de Escape Room, cedida por Sony Pictures. Y es que Escape Room no es la típica concesión para lograr repercusión y sinergias de cara a su estreno, como fue Capitana Marvel. Esta película es un verdadero festival del terror e intriga. Como hace gala su nombre, un grupo de individuos son invitados a participar en la sala de escape definitiva, un juego con puzzles y pistas del que deberán salir en un tiempo limitado, y ganar un premio de un millón de dólares. El grupo variopinto se verá sorprendido con la crudeza de las pruebas, hasta que comprueben que están retenidos contra su voluntad, y las pruebas son cada vez más extremas. Los integrantes irán pasando hasta por 7 salas, cayendo como moscas por el camino, ya bien por las trampas del juego, o por rencillas entre los jugadores. Con elementos que recuerdan al juego de rol en vivo The Game de Michael Douglas, y a las escapistas Cube, Saw, y la patria La habitación de Fermat, Escape Room adapta esta pujante moda en una pesadilla factible. Emocionante de comienzo a fin, la variedad de pruebas no dan respiro y despiertan nuestra imaginación, concursando con los personajes y logrando una inmersión pocas veces vista. La variedad de salas muestran bellos paisajes mentales, en lo que es un viaje hacia dentro de cada uno. Por no mencionar lo épico de su final, siendo una recomendación de obligado visionado. Escape Room se estrena en cines en España el 15 de marzo de 2019. A la salida a modo de regalo de despedida se reparten los ya clásicos cereales Lion, que bien hubieran podido darse a primera hora de la tarde, y habría tenido algo que merendar durante las pelis, ¡desgraciados! Aunque no faltan los ansiavivas que cogen tres y cuatro cajas al grito de It’s free! Diabetes patrocinada por Syfy.

escapa

El regusto de esta edición es agridulce. Por una parte, la calidad de las películas ha sido en general muy superior a la tónica de años pasados, aunque esto es algo circunstancial y puede depender de las producciones anuales del panorama internacional más que a la selección. Sin embargo esto no justifica el aumento del precio de las entradas y bonos. La consolidación de una abundante afluencia de público, que crece año a año, garantiza de por sí la pervivencia de la Muestra, pero factores como la reducción del IVA cultural al 10%, y la aparición de festivales como Nocturna, deberían haber tornado los precios en más competitivos. Al contrario, hacen ver que a los organizadores no les importan tanto los asistentes como el cash sano. Una inflación de 30 a 45€ es un aumento del 50%, y en entradas sueltas de 4 a 7€ ¡del 75%! Ni con Nicolás Maduro gestionando el percal habríamos avistado un futuro semejante. Una tendencia que en vez de corregirse, parece que tienda a plantarse en los 50€ redondos para el bono el año que viene. Que si bien los vale, esperemos que no tenga razón; los frikis nos dejamos los dineros en figuras y vamos siempre achuchaos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>