Stanley Kubrick: una vida dedicada al cine (II)

kubrick2etapaclasicaEl pasado 7 de marzo se han cumplido veinte años del fallecimiento de Stanley Kubrick, uno de los más grandes directores la historia del cine. Para conmemorarlo, desde mundoplus.tv os traemos un especial de varias entregas dedicado al director británico, responsable de títulos míticos como “2001: Una odisea en el espacio”, “Espartaco” o “Senderos de gloria”. Esta segunda parte de este especial dedicado a Kubrick está centrada en su etapa clásica.

Apartando el cine tan sumamente metódico y estructural que nos ofrece Kubrick hasta el final de sus días como director, podemos catalogar a su segundo filme El beso del asesino (Killer’s Kiss) (1955), como una película con una historia meramente convencional y un final típicamente feliz, basando su trama en el triángulo amoroso entre un boxeador, el dueño de un tugurio y una bailarina. Este filme suscita un nuevo fracaso comercial para Kubrick con un reducido número de críticas favorables a su trabajo. La situación económica del cineasta es muy poco alentadora tras sus problemas matrimoniales, por lo que termina casándose de nuevo con la bailarina de ballet Ruth Sobotka.

La vida de Kubrick da un nuevo giro en el momento que se encuentra en este estado de desesperación con James B.Harris, productor de televisión que gozaba de mucho dinero. Ambos deciden elaborar un cine que rompa con los esquemas establecidos por Hollywood. Como proyecto inicial deciden afrontar un guion basado en una novela policiaca (Cleam Break), de ahí surge Atraco Perfecto (1956). Este filme supone un antes y un después en el estilo cinematográfico del director, ya que partiendo de una historia inteligente con un atraco perfectamente planeado, termina siendo aplicado a las premisas morales predicadas por Kubrick (Pesimista y realista ante todo). Un atraco “a priori” perfecto sin fallo ninguno orquestado por el líder de la banda Johnny (posiblemente el personaje más positivo de toda la filmografía kubrickiana) acaba fracasando por rodearse de gente de a pie, es decir de incompetentes. Toda una enseñanza.

Es indudable que Kubrick proyectó en parte su personalidad en Johnny (el hombre lucido, inteligente y capacitado, un auténtico artista el cual debido a la incompetencia de los demás le impide triunfar), personaje que en la novela termina triunfando y llevándose el botín, aunque a pesar de que el final se escribió en base a la temida Legión Católica de la Decencia (…), Kubrick nos quiso señalar algunas premisas para descatalogar esta posibilidad (la maleta que no cierra, la longitud de la maleta con los dólares que debido a su tamaño es imposible facturar en el avión o el perrito de la señora que casualidades de la vida hace perder el control del conductor de los equipajes y acabe por tirar la maleta con el botín), todo ello hace totalmente inverosímil lo anteriormente mostrado provocando la naturalidad del filme.

senderosdegloriaLa cinta contó con un gran éxito en taquilla y una buena aceptación de la crítica, lo cual le permitió adentrarse en un filme más cercano a sus preocupaciones y sus traumas. Senderos de Gloria, escrita en 1935, estaba basada en un hecho trágico de la Primera Guerra Mundial –episodio conocido como Los fusilados del Marne-. El guion, escrito por Kubrick con la colaboración de Jim Thompson y Calder Willinghan, fue ofrecido a muchas productoras sin éxito, ya que estas intentaron cambiar significativamente el filme haciéndolo un sin sentido.
¿Quién sería la cabeza visible del proyecto? El omnipresente Kirk Douglas, el cual una vez leyó el guion quedo prendado de él. Debido a su apretada agenda, tuvieron que esperar un tiempo hasta poder rodarla. El filme producido por Harris costo un millón de dólares de los cuales ¡350.000 dólares fueron para Kirk Douglas!

Cuando Douglas se aproximó a Múnich para comenzar el rodaje, pudo observar como Kubrick había cambiado el guion haciéndolo terriblemente comercial (debido a las presiones de la productora) el cual se vio obligado a volver al ansiado proyecto inicial.

Senderos de Gloria (1958) estuvo prohibida en Francia hasta 1975, mientras que en España no vió la luz hasta 1986 (algo tremendo), debido a su fuerte mensaje anti belicista y realista que desencadeno el filme. La trama se sitúa en plena guerra en tierras francesas. Los altos mandos militares mandan una misión imposible a sus tropas, tomar la fortaleza alemana inexpugnable conocida por “el Hormiguero”. El coronel Dax (Kirk Douglas) deberá situarse al frente de esta masacre y llevar a sus soldados a la muerte segura. Una vez viéndose acribillados por los soldados alemanes, los franceses deciden atrincherarse negándose a ir a la muerte. Este hecho pone furiosos a los altos mandos franceses que deciden tomar una decisión “ejemplar”: fusilar a tres soldados, uno de cada pelotón como muestra de castigo a la cobardía. Vivir para ver.

Esquemáticamente cabría decir que Senderos de Gloria es una película sobre el poder y la justicia, acompañada del mensaje que dejaron las muertes de estos soldados permitieron a Kubrick desarrollar una de las mayores obras maestras del cine (anti) bélico. La primera fractura que se observa en el filme, es la existente entre los altos mandos franceses y los soldados rasos, unos viviendo en un palacio mientras los otros en las trincheras respirando segundos de vida. Estos generales se permiten jugar con las vidas de sus hombres sin pudor, en función de su ambición. Kubrick nos muestra el verdadero significado de la guerra, el simple flujo de poder que se establece en un hombre sobre otro y su constante lucha de clases.

Aparte de la temática del filme (polémica del filme por antonomasia) cabe destacar el papel del Coronel Dax (Kirk Douglas), el cual en la historia real no contaba con excesivo protagonismo, pero al contar con una superestrella como Douglas hubo que revertir un poco su personaje evocando un tipo de “Defensor de la justicia” (con excelente resultado). Obra maestra a precio de saldo.

Tras varios proyectos fallidos como el proyecto de The burning secret tras fallos de producción o la adaptación de la novela de Arthur Schnitzler Nada más que un sueño, que siempre quiso dirigir Kubrick, no llegó nunca a prosperar. Aunque más que conocido fue el guion que comenzó a escribir junto Marlon Brando y Calder Willonghan, el cual quedo a mitad de camino por fuertes desavenencias con Brando (la película llego a titularse El rostro impenetrable, corrió a cargo de Brando). Ya se sabe, dos genios no entran en un mismo saco.

espartacoTras dos años sin proyecto ninguno, la familia Kubrick comenzó a atisbar problemas financieros, los cuales quedaron solventados con una única llamada: Kirk Douglas quiso a Kubrick para sustituir a Anthony Mann en la superproducción de EspartacoKubrick tuvo entre manos su gran oportunidad cinematográfica.

A pesar de la imposición de la distribuidora (Universal), Douglas quería a Kubrick por encima del actual director, Anthony Mann. Douglas se las arregló para echarle, pero cuando Kubrick llegó el guion estaba totalmente terminado, el reparto elegido y realizados 5 minutos de la cinta. Kubrick detestaba el guion y quiso cambiarlo (con colaboración del actual guionista Dalton Trumbo, que no acepto).

Kirk Douglas prometió a Kubrick totalidad de poderes, aunque luego no fue así, logrando solo la mitad de sus deseos. Stanley Kubrick pedía constantes cambios en el guion (llegó a cambiarse 10 veces) además de que quiso cambiar la iluminación a cargo del director de fotografía, Russell Meaty; este fue relevado de su cargo mientras que Kubrick llevo la iluminación y la fotografía, a pesar de ello, Meaty consiguió el Oscar a Mejor fotografía, que debió ser para Kubrick. Con sucesos como este, Kubrick nunca llega a reconocer Espartaco como película suya.

Kubrick tan solo logra algunos pequeños cambios en el reparto inicial y unos suculentos retoques en la historia (el filme inicialmente apenas contaba con escenas de batalla), además intento pulir el mensaje de izquierdismo proveniente del guionista Trumbo, adaptándolo al escepticismo propio de Kubrick. Todo un logro que no resultó suficiente.

Muchos de sus conocidos y compañeros estaban expectantes ante como se tomaría un director tan sumamente detallista y perfeccionista, la relación de director-actor con estrellas de la época tales como Laurence Oliver o Tony Curtis. El director cumplió con nota, llegando a obtener un tremendo éxito económico, galardonado con 4 estatuillas de la Academia (Mejor actor secundario, Mejor dirección de arte, Mejor fotografía y Mejor vestuario).

Durante el rodaje de Espartaco, Kubrick ya había anunciado que habían adquirido los derechos de la polémica novela Lolita y contratado a su escritor Vladimir Nabokov como co-guionista.

lolitaLolita iba a estar rodeada de un punto de polémica, que no era de extrañar por aquella época, con la existencia de grupos como la ya citada Legión Católica de la Decencia, que al conocer la trama principal de la novela decidieron presionar para que no se realizase la película. En la novela de Nabokov, Humbert-Humbert es un hombre que acepta un trabajo en una universidad de un pueblo pequeño perdido en Inglaterra. Por ello decide mudarse a una pequeña casa en la que convivirá con una madre solitaria y su bella hija Lolita. Es a través de este suceso cuando Humbert-Humbert deseara ferozmente conquistar a Lolita de tan solo 13 años. La sexualidad estará impregnada en cada una de las líneas de esta polémica novela.

Kubrick fue más allá y decidió retocar la historia junto con Nabokov. Kubrick renuncio al plano sexual que englobaba la novela, llegando a provocar en el espectador un leve “leer entre líneas” para encontrar atisbos de las relaciones sexuales entre Humbert-Humbert y Lolita.

Según argumentó Kubrick en su época “La calidad de un libro depende, en definitiva, del grado de obsesión de un autor con su tema”. De ahí el interés que muestra en esta adaptación, ya que Lolita (1962) es una novela obsesiva.

Respecto a la elección del reparto, Kubrick fue claro. Al visualizar un programa televisivo de entretenimiento, pudo fijarse en una jovencita figurante en bikini. Al verla dijo: “Esa será mi Lolita”. Sue Lyon a partir de la realización de su papel en la película de Kubrick se redimió a una carrera pésima como actriz -llegando incluso a casarse con un presidiario, todo un panorama-. Mientras que el papel de Quilty (que representa a la sociedad y el rechazo que ofrece hacia una relación así), fue interpretado por el polifacético Peter Sellers, un actor caracterizado por su capacidad de interpretar cientos de personajes como si de otra persona se tratase. Este papel le lanzó definitivamente al estrellato llegando a participar en la siguiente película de Kubrick Dr Strangelove, el cual le valió la nominación al Oscar a mejor actor -en el filme interpreta tres personajes diferentes, a cual más importante-.

Pese al fracaso crítico –años más tarde sería descubierta como una autentica obra maestra- Lolita supuso una gran inyección económica para Kubrick, sin olvidar que gracias a este filme, vio cómo su carrera cinematográfica quedaba consolidada. Lolita supuso el fin de la relación comercial Kubrick-Harris, ya que este decidió dirigir sus propios filmes.

Kubrick daría un volantazo en su cine. Con Dr.Strangelove (conocida en España como Teléfono Rojo ¿Volamos hacia Moscú?), Kubrick aporta como temática fundamental su miedo a la muerte, motor primordial de casi todas sus películas. Lo que aterra al director, no es la simple existencia de armas que puedan destruir la humanidad, sino que las personas encargadas de sostener estas armas de destrucción masiva sean incompetentes, inútiles, borrachos…

Desde 1957, Kubrick puso su empeño en encontrar informaciones sobre una posible guerra nuclear además de dar con una novela que sirviese como apoyo para un nuevo film. Quería tratar el tema como una comedia en forma de pesadilla, de ahí surgió Dr. Strangelove.

telefonorojoLo que hace aterrador a Dr. Strangelove (1964) es la terrible lógica del desarrollo de la trama. Un psicópata obseso con los comunistas, el general Ripper, manda sus aviones contra Rusia y pone en marcha el plan R ideado para la posibilidad de que un ataque nuclear contra Washington quedara sin respuesta, sin conseguir matar al presidente de EEUU. El plan R corta todo tipo de comunicaciones de los aviones con el exterior a no ser que venga precedido con una cifra de tres letras. Mientras que los rusos tienen en funcionamiento (para evitar costes) un dispositivo mediante el cual, cualquier impacto de una bomba en el interior de Rusia provocaría el lanzamiento de todas sus cabezas nucleares. El fin de la humanidad no andaría tan lejano según el director

La interrelación de sexo, violencia y muerte aproxima a todos los personajes existentes en el film. Cabe destacar la aparición del Dr. Strangelove (excelente Peter Sellers), es un invalido alemán –ex nazi- nacionalizado americano al que solamente excitan las perspectivas de destrucción de la humanidad y la existencia de 10 mujeres por hombre en la supuesta vida en las minas tras la guerra nuclear.

Si de algo pueden presumir las películas de Stanley Kubrick es de la utilización de diferentes perspectivas a la hora de entender sus películas. Una perspectiva a constatar en este filme es la posibilidad de tratarse como una alegoría sexual llegando a tratarse la imposición del macho alfa en lo que se supone una guerra nuclear (o el ejemplo que se emplea en el filme de que los rusos ya no beben agua, solo beben vodka debido a la contaminación de sus fluidos corporales), o el momento de sobra conocido cuando el mayor Kong se monta encima de la bomba nuclear cuando caerá contra terreno ruso (la bomba tiene forma fálica).

En mi opinión, esta cinta trata en su máximo esplendor el como “el hombre es un lobo para el hombre”, refiriéndome a que el propio afán de poder y de superioridad de unos pocos llega a desencadenar en algo tan sumamente caótico. Toda una declaración de intenciones Sr. Kubrick.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>