“La mujer de la montaña” es un maravilloso canto a la vida, a la naturaleza y a las segundas oportunidades

lamujerdelamontanaEl Festival de cine europeo de Sevilla te permite durante 10 días, descubrir que hay mil y una formas de hacer cine a lo largo y ancho de Europa. Un continente lleno de variedades culturales, de pensamientos y de sensibilidades contrapuestas Y aunque fuera de la Sección Oficial pero dentro de la Selección EFA se encontraba quizás (y sin el quizás) una de las mejores películas que se vieron en la edición de 2018 del SEFF. Este viernes, coincidiendo con el día de la mujer trabajadora, llega a nuestros cines “La mujer de la montaña”, una de esas películas que sin apenas darte cuenta se te quedan grabadas en el corazón.

Durante 10 días de visionados y ruedas de prensa, muchas veces te quedas tan saturado de imágenes y pensamientos que es difícil conseguir centrar tu atención en algo más que descansar y pasar al día siguiente. Te enfrentas a películas de todo tipo y género, en diferentes idiomas (con subtítulos por supuesto), lo que te permite conocer de golpe países y costumbres muy alejadas de la tuya. Y no siempre encuentras películas que te lleguen, que te impacten, que se queden contigo cuando sales de la sala de proyección. Y por eso, cuando terminé de ver “La mujer de la montaña”, no pude evitar sumarme a los aplausos de una sala abarrotada, en su mayoría por miembros de la prensa, que caímos rendidos a los pies de este cuento heroico, donde la música y el deseo de cambiar las cosas son el hilo conductor.

“La mujer de la montaña” nos presenta a Halla, una profesora de canto que a sus cincuenta años, declara la guerra a la industria local del aluminio, que está contaminando su país. Para ello, toma todo tipo de riesgos con el fin de proteger el medio ambiente en Islandia. Pero su situación podría cambiar con la llegada inesperada una carta que da luz verde por fin a sus trámites de adopción de una niña.

lamujerdelamontana2Halldóra Geirharðsdóttir es la protagonista absoluta de está mágica aventura de una mujer que, llegando el momento, ha decidido llevar una doble vida. Por la noche sabotea el tendido eléctrico para detener el funcionamiento de la fábrica local y por las mañanas es una profesora de canto y directora de coro. Es la historia de una heroína sin artificios, sin efectos especiales ni explosiones. Es el camino hacia el autodescubrimiento de una mujer que ha llegado a los cincuenta con la sensación de no haber dejado huella en este mundo. Y con el convencimiento de que el mundo necesita acciones que cambien el rumbo que está tomando. De ahí que el personaje de Halla esté dispuesto a hacer todo lo posible, por poner su granito de arena contra el conformismo y la apatía.

Con una narración sencilla, seguimos a esta “mujer de la montaña” en sus aventuras por los bellos paisajes islandeses. Siempre acompañada de la música. Literalmente. Porque en un juego de metaficción, la protagonista es acompañada, primero por un trío de músicos que pone banda sonora a sus aventuras, para poco después verse también acompañada por un coro ucraniano. En ambos casos, aunque parezca banal su presencia, muy al contrario, refuerzan la idea de que estamos ante un cuento maravilloso, en el que la heroína se imbuye de fuerzas gracias a la música, para llevar a buen puerto sus esfuerzos.

“La mujer de la montaña” demuestra que para contar una historia que llegue al público no hacen falta grandes presupuestos. Tan sólo disponer de una actriz maravillosa como Halldóra Geirharðsdóttir, a la que se suma una hermosa fotografía que nos enseña los abrumadores paisajes islandeses y una música, a la vez evocadora y sugerente. Con estos ingredientes, nos encontraremos con una película que habla sobre la fortaleza de la mujer, sobre cómo debemos preocuparnos por cuidar y salvaguardar este planeta y la naturaleza que lo sustenta. Y, sobre todo, de las segundas oportunidades. Porque tengas la edad que tengas, tus acciones, grandes o pequeñas pueden significar algo. Ya sea derribando un poste de tendido eléctrico o adoptando a una niña que ha quedado huérfana, tras una cruel guerra en Ucrania.

Con el aval de haber sido elegida Mejor Película del Año para el Parlamento Europeo y conseguido el Gran Premio del Público en el Festival de Sevilla, si tenéis ocasión no dejéis pasar la oportunidad de ver “La mujer de la montaña” en los cines de vuestra localidad. El viaje valdrá la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>