Inauguración de la 16 Muestra Syfy. Capitana Marvel: La lucha mercantilizada

cat

Un año más llega la Muestra Syfy al Palacio de la Prensa de Madrid, del 7 al 10 de marzo. En esta ocasión, la inauguración viene de la mano de Disney con Capitana Marvel. Una cinta vapuleada durante su rodaje y acompañada de ciertas polémicas. Pero este odio vertido… ¿es comprensible o inmerecido?

Es innegable que de Capitana Marvel se ha hablado durante meses antes de su estreno, por cuestiones ajenas a la propia producción. Ciertos grupos de trolls se quejaron de que la nueva heroína no sonriese en el poster, cuando ningún otro héroe marveliano ha hecho lo mismo, nunca, sumado a reviews negativas antes del estreno. Aquí se empezó a percibir la idea de que al fanbase masculino promedio le repudiaba la incorporación de Capitana Maravilla al plantel, cuando seguramente era una minoría ruidosa. Mientras que para los seguidores de Marvel, el género debería resultar una cuestión irrelevante en pos de un buen contenido, un mecanismo se activó: las hordas feministas salieron a la defensa de la película y la proclamaron como abanderada del movimiento. A Disney le han hecho gratis la mejor campaña de marketing posible en redes, y como se suele decir: las élites fagocitan las modas, se las apropian y terminan escupiéndolas. De repente la protagonista es una gran activista, y el estreno se programa en España el 8M, Día de la Mujer. Disney ha jugado magistralmente a envolver a su bebé con la mayor cantidad de capas de protección posibles, porque, ¿quién podría atacar ahora a Capitana Marvel? Solo un enemigo del feminismo, un machirulo rancio casposo, ¡un monstruo! Vendida como la esperanza y sueño en el que se reflejarían nuestras hijas. La heroína que las mujeres necesitaban…

marvel

Un servidor no se considera ninguna de esas cosas. Pero la coraza mediática no hará que se la trate con condescendencia. Realmente quería que me gustase, pero no ha sido así. ¡Y es meritorio que consiga que te sientas culpable por ello!

Porque como bien se habrá apreciado, llevamos un trecho de texto en esta crítica, y no se menciona cómo es la película en sí misma. Esto es así simulando el anteriormente mencionado envoltorio de propaganda, mucho ruido y pocas nueces. Y es que, si no fuera por el revuelo formado en su politización, Capitana Marvel no hubiera logrado la relevancia conseguida, y hubiera pasado desapercibida como un estreno mediocre. Hablen bien o mal de uno, pero que hablen. Cabe pensar si la campaña en su contra fue un caballo de Troya, intencionado desde dentro y planificadas sus etapas y potenciales reacciones.

Vers es una alienígena krell que forma parte de una escuadra militar de élite. Durante una misión, es capturada por sus enemigos skrull y le es revelada la verdad de su pasado. Con esta información, termina en la Tierra y empatizará con sus captores y hará suya su lucha, combatiendo a quienes la engañaron.

La premisa parece aceptable, sin embargo la película adolece de grandes crisis de ritmo. Por momentos parece que se detenga en detalles realmente irrelevantes, pese a las escenas de acción trepidante, “los huecos a rellenar” entre medias, se hacen con tramas aburridas que alargan artificialmente la película, haciendo que por momentos, uno desee que termine. Además, el giro de guión y la toma de decisiones son risibles e, irónicamente, apresuradas. Otro obstáculo es la ambientación, la historia se sitúa en una Tierra de los 90. Si bien sirve a modo de prólogo de la serie de “Los Vengadores”, la cinta intenta contra viento y marea despertar la nostalgia noventera, con temas de música, camisetas de bandas, máquinas recreativas y cintas VHS. Intentos infructuosos, las referencias se introducen con calzador, intentando imitar las sensaciones conseguidas en Stranger Things de forma poco natural.

De todo lo mencionado, el mayor problema son los propios poderes de Marvel en sí.  Vers es una mujer fría a la que le han lavado el cerebro, de una empatía cuestionable -quien desprecia a un gato no es digno de confianza-. El personaje es una suerte de Superman de DC, vuela por el espacio y lanza rayos. El hecho de ser inmortal y casi ungida por los dioses, una super saiyajin overpowered enfrentada a enemigos de chichinabo, resta todo posible suspense, los enfrentamientos carecen de interés real y resulta en conjunto, aburrido. No hay una igualdad de poder, quizá la balanza está conscientemente del lado de Vers para compensar ciertas carencias históricas. Siempre se sabe quién va a ganar, pero si el personaje no sufre, si no le importa lo que hace, ¿por qué al espectador sí? Podemos tomar El hombre de acero, sustituirlo por nuestra protagonista y hacerle un lavado de cara (Jude Law desaprovechado como el hombre cis hetero blanco maloso, duendes refugees welcome y eliminamos tramas románticas patriarcales) y tendríamos la margarina de nuestra mantequilla (más insípida incluso que la obra de Snyder, pero queda una venganza poética resultona). Dentro del metauniverso, su inclusión parece más un deux ex machina / parche definitivo para vencer a Thanos que otra cosa, siendo la cinta más floja de la productora de los últimos tiempos.

duenderidiculo

Son elementos que bien podrían pasarse por alto, y que los efectos visuales y el carisma de los personajes de Samuel L. Jackson y su gato (protagonista indiscutible) podrían suplir, porque en ocasiones, Capitana Marvel sí es un entretenimiento disfrutable, abundan los chascarrillos y el final brinda algunos momentos épicos de reafirmación y catarsis. Pero la lucidez no dura y simplemente, no tiene alma y la ha herido de necesidad el hype construido a su alrededor. Ha sido imposible llegar a su proyección sin contaminarse por la controversia, y por tanto estos factores externos, que ha pretendido usar en su beneficio, son clave para juzgarla. Ha resultado aportar más como herramienta sociológica, que como película. No es la heroína que el movimiento que la arropa merece, ha sido colocada en una posición que no le corresponde, por desprender cierto aura de esperanza. Pero al final solo es el mismo festival de tortas y testosterona, con un secundario fregando los platos al fondo. A todos nos gusta que haya más mujeres y más fuertes, pero seguro que puede surgir de forma más natural y sin parasitar falsamente movimientos sociales. Porque a la industria no le importa la igualdad chicas, solo vuestro dinero y nuevas vías para persuadiros de que apoquinéis la entrada. Set y partido para Wonder Woman.

Capitana Marvel se estrena en cines el 8 de marzo en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>