“Green Book”: La ruta de la amistad

Green BookA sabiendas de las nominaciones de los Óscar y con la entrega de premios a menos de un mes, el buen cinéfilo no falla ante un título como Green Book que opta a cinco estatuillas. Y mucho menos si viene de cosechar tres Globos de Oro, entre ellos el de mejor película, guion y actor de reparto, el Premio del Público en el Festival de Toronto y cuatro candidaturas a los BAFTA.

Seguramente te sorprenda la reputación con la que llega una película de la que no habías oído hablar hasta hace un par de semanas, pero Green Book es de ese tipo de obras que lo tienen todo para ganar en los premios académicos de las artes cinematográficas. Una historia sobre una verdadera amistad entre dos tipos totalmente diversos y forjada a base de superar prejuicios, discriminaciones y abusos de la sociedad norteamericana más cafre de los años 60. La ruta sureña de conciertos crea un fuerte vínculo entre un buscavidas italoamericano del Bronx, Tony Lip, y el virtuoso pianista de color, Don Shirley, que transciende raza, clase e instrucción de ambos.

Además, dicha hazaña está basada en hechos reales; incluso un familiar directo de uno de los protagonistas ha participado en la elaboración del guion. Ideológicamente posee todos los ingredientes para el éxito. Si añadimos que el tono predominante de Green Book es el humor, incluso para tratar el racismo imperante de la época y el maltrato hacia los afroamericanos, la película continua enganchando porque suaviza esas escenas, reales hasta hace poco tiempo, que escandalizan al espectador. En este punto es cuando cobra sentido que el director de Green Book sea Peter Farrelly, un cineasta con experiencia únicamente en comedia (Algo pasa con Mary, Dos tontos muy tontos, Vaya par de idiotas, Amor ciego), y que lo haga en solitario (cambiando de registro).Green Book

Otros elementos a tener en cuenta de este film son que el guion es inteligente y redondo, incluso con guinda sensiblera al final, y la narración es sencilla pero efectiva. Acierto de Farrelly en no arriesgar, realizar virguerías, ni profundizar en determinados temas ya que la película no lo requiere. Green Book es un entretenimiento dirigido al público en general y construido de la forma más digerible posible, pero sin olvidar tocar lo necesario la fibra sensible del espectador.

Por si fuera poco, y no por exponerlo en la parte final del escrito quiera restarle importancia, la interpretación de la dupla protagonista es inmensa. Mahershala Ali despliega sus grandes dotes artísticas en cada papel que representa (véase en Moonlight con la que ganó el Óscar a mejor secundario o su recién participación en la tercera temporada de True Detective, serie de HBO), y en Green Book no es para menos. Por otro lado, si pensabas que habías visto todos los registros (que no son pocos) interpretativos de Viggo Mortensen, su papel como FrankAnthony Vallelonga es memorable y le puede valer un Óscar. Además, el buen entendimiento entre Ali y Mortensen ayuda a creer en esa extraña amistad.Green Book

El viernes 1 de febrero Entertainment One España lleva a las salas Green Book, un emotivo e increíble relato de una verdadera amistad que no deberías perderte. Incluso el espectador menos dado a este tipo de road movie independiente encontrará en Green Book un film de ejecución clásica e impecable y de satisfactorio visionado en el que el ritmo no decae. Y por supuesto, conocerá el significado del histórico y curioso título de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>