“Polar”: Mads Mikkelsen salva el resultado final de una película que termina haciéndose eterna

polarEl pasado viernes 25 de enero se estrenaba en Netflix “Polar”, adaptación del cómic de Víctor Santos “Polar. Surgido del frío” (editado en España por Norma Comics). Protagonizada por el actor danés Mads Mikkelsen y dirigida por Jonas Åkerlund, “Polar” se presentaba como una de las grandes apuestas de Netflix en 2019. Y, sin embargo, salvo en algunos momentos puntuales, la película solo se salva por la inconmensurable presencia de Mikkelsen.

“Polar” nos presenta a Duncan Vizla, conocido como “Black Káiser”, el mejor asesino del mundo, que se va acostumbrando al retiro justo cuando la agencia para la que trabajaba lo marca como objetivo para no pagarle su jubilación. Así, no tendrá más remedio que volver a la acción y enfrentarse a un ejército de asesinos más jóvenes, más ágiles e implacables que no se detendrán ante nada con tal de matarlo.

Leído así de primeras, podrías encontrar similitudes en el argumento con el de “John Wick”, incluso hay un perro, aunque no tiene el final que tú crees, ni siquiera parecido al que te puedes imaginar. Pero, aunque haya asesinos por encargo, agencias secretas, alguna femme fatale con pelucas imposibles e incluso jefazos pasados de rosca, donde “John Wick” y su secuela son un puro espectáculo continuo lleno de acción, en “Polar” pasamos más de una hora pensando en si nos hemos equivocado de película. ¡Vale! A mí me gustan las tramas mal denominadas “lentas”. A muchos les aburre la primera hora de “Glass” y a mí me fascinó. Disfruté mucho de la primera temporada de “True Detective, aunque realmente, a lo largo de 10 episodios no pasará gran cosa, y a otros muchos les parece sobrevalorada y sin fondo. Como todo en la vida, para gustos hay de todo escrito. Pero en el caso de “Polar”, me enfrente a ciertas expectativas que no se cumplieron y que terminaron haciendo que la película se me hiciera cuesta arriba.

La primera hora de “Polar” dice más bien poco. El guion no termina de presentarnos adecuadamente al Káiser Negro, quizá porque no termina de encontrar el tono a la película. En determinados momentos pretende tirar por el humor y no tomarse demasiado en serio a sí misma, para luego lanzarse a diálogos que intentan tener un trasfondo y hacernos pensar pero que solo consiguen que me distrajera mirando el móvil.

polar2El otro problema al que se enfrenta “Polar” es que el resto del reparto no está a la altura de Mads Mikkelsen. Un actor que por sí solo con su carisma y presencia llena cada escena de la película. Ya sea en los momentos más distendidos e incluso divertidos de la película (verle enseñar en una clase de primaria, como usar un cuchillo para matar a alguien no tiene precio), mientras intenta disfrutar de su jubilación o por supuesto, cuando se convierte en el asesino implacable que es el Káiser Negro, Mikkelsen se basta para salvar la película.

Y, sin embargo, todos los personajes que van apareciendo, con mayor o menor protagonismo en “Polar”, se quedan empequeñecidos por el personaje de Mikkelsen. Ya sea por falta de carisma o por un guion que no sabe sacarles partido, nos quedamos huérfanos con el resto del reparto. En el caso de los asesinos más jóvenes, contratados para acabar con el Káiser Negro, estos terminan siendo simples caricaturas de unos sicarios que no son capaces de compararse con Duncan Vizla. Acaban siendo personajes sin fondo, ni trasfondo, sin historia ni pasado y que no te transmiten nada. Tampoco las contadas apariciones de Katheryn Winnick (para los fans de “Vikingos” siempre será Lagertha) se salvan de la quema, dando forma también a un personaje que ofrece más bien poco. También ofrece menos de lo esperado Matt Lucas, cómico británico conocido sobre todo por “Little Britain” y que acaba ofreciéndonos un personaje caricaturesco, sin gracia y que incluso cuando pretende dar una imagen de jefe sádico e infundir miedo, sólo acaba dando lástima. Dejo para el final a la que fuera protagonista de “High School Musical”, Vanessa Hudgens. La actriz construye un personaje que pretende alejarse de la imagen de chica guapa de instituto que muchos aún tienen de la interprete y cantante californiana, pero su historia no nos interesa y su personaje no consigue transmitir el sufrimiento que arrastra de un pasado traumático.

En definitiva, al menos en mi caso, las expectativas puestas en “Polar” no se han cumplido, al menos como película de acción que te haga disfrutar durante dos horas. Sólo gracias a Mads Mikkelsen se salva una película que pintaba mejor en los avances y que ha terminado siendo una decepción. Es cierto que cuando en los momentos de acción, la película se desata es puro espectáculo, con una secuencia que nos recuerda al famoso pasillo de “Daredevil” y con un Mikkelsen dando miedo y al que no te gustaría, por nada del mundo, cruzarte por la calle. Pero esto no es suficiente para darle ni siquiera un aprobado a esta adaptación del cómic creado por el español Víctor Santos que cuenta dos continuaciones que al igual que la primera, me gustaría leer, si me da la vida y si a Bill Maher no le molesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>