Los últimos del “Kursk”

kursk1

La membrana del ojo se me empapa, cuando aún rememoro la efigie circunspecta del entonces primerizo presidente de Rusia, Vladimir Putin; veraniego, entretenido, en camisa y disfrutando de una digestiva barbacoa en su residencia estival de Sochi.

Demasiada suntuosidad, falta de respeto, para el drama que de manera discordante respiraban los últimos marineros atrapados en la popa del colosal submarino nuclear “Kursk”. El insumergible como le apodaban, era la vanidad de la marina rusa, durante unas maniobras en las aguas poco profundas y cristalinas del mar de Barents,una detonación en su interior, estrelló el orgullo naval ruso a las profundidades abisales del océano y a la fosa de la indecencia política. Es complicado arrinconar de la memoria las escenas sobrecogedoras de los familiares atormentados que esperaban la salvación de sus marineros, mientras quedaban circundados de una humareda de desinformación. Secuencias crueles, cuando existía una esperanza factible de que se rescatase a los últimos del “Kursk”, que golpeaban el casco para mostrar que permanecían con vida.

IMG_6990.tif

En este influjo, el director de la cinta Thomas Vintenberg, emociona e irrita al narrar la tragedia humana. Incide en el nivel de culpabilidad del gobierno ruso que desarrolló las maniobras de rescate en una mística dilación contemplativa, engendrada por el inhumano orgullo de la jerarquía rusa. El director Danés, presentando un trabajo minimalista con muestras de cine independiente, desarrolla la trama entorno a su protagonista Mikhail Kalekov, representado por la mirada azulina de Mathias Schoenaerts. En las profundidades del océano se confrontara a su óbito junto a los supervivientes. Se apega a la vida tras dejar en tierra a su mujer embarazada, ( Lea Seydoux) y a su hijo. Uno de los instantes mas emotivos lo interpreta la actriz en una actuación arrebatadora y sincera; las autoridades rusas denostaron a los familiares, se les mintió constantemente, en esa aflicción pronuncia delante de la jerarquía estatal un desgarrador discurso.

La trama se desarrolla en una dualidad, por un lado la tripulación de supervivientes en la popa del submarino dañado tras la explosión, aguardan a ser rescatados mientras bregan por conservar su existencia. Por el contrario, en la superficie, los problemas estructurales y morales demoraban el rescate.

IMG_6990.tif

Estamos ante la cinta más prestigiosa del director, nos relata con maestría las vivencias de los marineros en las últimas horas de su vida, la fortaleza de sus familiares en la inmoralidad y desarrolla el suspense en la indecencia oficial que les rodeó. Las reminiscencias de la guerra fría frivolizaron el rescate, al funcionariado ruso le inquietaba el pensamiento paranoico de que los antiguos enemigos de esa “contienda” aprovechasen el rescate para labores de espionaje;  sus conciudadanos de este modo quedaron desamparados. El resultado que logra un brillante Vintenberg es conmovedor, llena de melancolía y tiñe de dolor nuestras conciencias al pensar lo cruel que puede ser la insensibilidad con la vida humana, en las relaciones que se erigen entre los poderosos y subordinados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>