“Bernarda”, la adaptación de “La casa de Bernarda Alba” llega a los cines

Bernarda1

Bernarda es la adaptación de Emilio Ruíz Barrachina de la obra del clásico escritor español Federico García Lorca La casa de Bernarda Alba, mientras que el guión corre a cargo de Tirso Calero. En la película vemos como una Bernarda (Assumpta Serna) de luto, tras enviudar, decide encerrar a sus “hijas” (mujeres secuestradas en plena calle) en una peculiar fábrica abandonada y obligarlas a ejercer la prostitución.

En este caso, la adaptación, en un intento de actualizar la temática de la obra desde una perspectiva actual, moverá el foco de la represión moral a la trata de blancas. Bernarda contará con la ayuda de su incondicional criada Poncia (Miriam Díaz Aroca) para mantener la casa bajo control y a su hermana Josefa (Victoria Abril) a quien mantiene entre rejas. El reparto cuenta con Will Shephard como Pepe Romano, Elisa Mouliaá, Trisha Fernandez, Christina K. Pascual, Maria Ivanova, Ziyi Yang y Bárbara Caffarel entre otros.

Como adaptación hay que decir que resulta algo desconcertante: por un lado está ambientada en la actualidad, pero por otro mantiene cosas de los años 30. Así es como nos encontramos una Bernarda que utiliza velas para iluminar la habitación de las “hijas”, pero que luego hace una fiesta con luces led. Incluso los diálogos resultan desconcertantes: podemos ver a un Pepe Romano diciendo “¿a dónde coño crees que vas?” para luego encontrarnos con un “clávame un cuchillo si es de tu gusto, pero no me lo digas más” digno de una obra de teatro.

Bernarda2

Por otra parte hay determinadas actuaciones que son tan artificiales, que resulta muy difícil creerse el papel. Como ejemplo podríamos poner a Ziyi Yang. Dado que la temática es la trata de blancas, es una apuesta interesante la de poner mujeres extranjeras en el reparto, pero en este caso han puesto a alguien a quien le cuesta pronunciar en español, y eso le quita mucha fluidez a los diálogos. Casi da la impresión de que debemos esperar a que le den el pie para que hable, y esos tiempos muertos o “bromas” a destiempo destrozan el guión.

Si bien es verdad que hay personajes muy bien ejecutados, como es el caso de Bernarda, no alcanzan para darle credibilidad a una obra que en su intento de adaptación, lo que ha conseguido es un Frankenstein que no acaba de estar situado en ninguna época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>