“Ánimas” o una historia interminable

animas1

La película dirigida por Laura Alvea y José F. Ortuño nos muestra la amistad entre dos adolescentes con serios problemas emocionales. Por un lado tenemos a Álex (Clare Durant), una chica con una personalidad muy fuerte pero que necesita autolesionarse para afrontar sus problemas y por otro a Abraham (Ivan Pellicer), su mejor amigo. Abraham es todo lo contrario: tímido, retraído, inseguro… La enfermedad mental de su madre lo ha obligado en cierta forma a hacerse cargo de ella siendo aún muy joven, y esto sumado a los episodios de violencia que sufre de parte de su padre le han generado un gran desequilibrio psicológico y emocional.

Cierto día, el padre de Abraham muere atropellado por un coche, lo que desencadenará toda una serie de acontecimientos que cambiarán el rumbo de la película. A partir de ese momento las líneas entre la realidad y la pesadilla se difuminarán llegando a cuestionarse absolutamente todo.

La historia argumental tiene un gancho que no se ve reflejado en la realización. Por un lado el “tempo” resulta demasiado lento para una película de terror. No sólo porque tarda demasiado en presentarle al espectador el nudo argumental, si no porque las escenas en las que pretenden generar tensión son tan largas, que al final se pierde la atención. Un pasillo a oscuras, con el sonido de una respiración acelerada, o el chirriar de unas maderas al pisarlas, puede generar mucha tensión, pero si se alarga demasiado al final aburre.

animas3

Por otra parte los efectos dejan mucho que desear. Subirse al tren de la bruja de pequeño puede ser terrorífico, pero hacerlo de adulto produce poco más que hastío, y esta película nos retrotrae constantemente a esa experiencia, favorecido por el decorado y la iluminación escogidos para la historia.

El recurso onírico bien utilizado puede ser aterrador (quien haya visto a Freddy Krueger no lo olvidará jamás) pero si lo utilizas para poner puertas en el suelo o el techo de una habitación, generas poco más que indiferencia.

Los personajes por su parte se sienten artificiales, una madre catatónica que entra y sale de su ensoñación según le convenga al guión, y a quien no se sabe realmente qué le pasa. Un padre agresivo con problemas económicos, que sólo aparece en pantalla para que se vea su agresividad, pero que no establece ningún otro tipo de interacción que enriquezca al personaje; son muestras no de una mala ejecución, si no de una mala construcción que hace que resulten poco creíbles.

animas2

Si bien la resolución del conflicto podría haber llegado a ser un acierto, dándole incluso un sentido al resto de la película que hubiese levantado bastante el listón, deja de serlo en el momento en que se lo estira tanto. Llegados a determinado punto el espectador tiene constantemente la impresión de que la película se ha acabado, y sin embargo aparece una sucesión de escenas que intentan darle un giro más a la historia o explicar algo que debió haberse resuelto mucho antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>