#Muestra Syfy 2018 (III); Saluda a la Madre Rusia

how to talk

Pestañeas y ya es sábado en Callao. El ecuador de la Muestra. Si el tiempo pasa rápido solo puede ser buena señal, aunque también triste. Piensas en el final antes de que acabe, ausente del presente: el festival de cine como la vida. Dejemos de divagar, el día lo abre la comedia infantil Peter Rabbit, pero seamos sinceros, el mandanguer se queda durmiendo hasta la hora de comer y a este pase van las familias y los completistas motivados de la vida. El jueves ya cubrió la cuota de cine infantil para todo 2018. Así que entramos directamente al pase de Have a Nice Day.

have a niceEl film de animación chino narra la aventura de Xiao Zhang, un joven que roba un millón de yuanes (algo como 120.000 €, una minucia) para arreglar el estropicio que le hicieron en el rostro a su novia en la clínica estética. Su jefe y otros oportunistas tratarán de conseguir el dinero, que irá bailando de mano en mano cual película de los hermanos Coen -chinos-. Sin embargo, la historia se ve ensombrecida por el continuo cambio de foco y el estilo de animación de la cinta. Los personajes permanecen estáticos la mayor parte del tiempo, cuando hay que resolver un movimiento, este se hace mediante trucos y de la forma más impostada posible, ya sea en el fuera de campo, con una animación de 3 fotogramas o directamente cortando a negro. Es una película de seres inmóviles, de cara cansada, con apenas energía para mover los labios siquiera. Este estilo de animación “minimalista”, que parece realizado con Adobe Flash, empuja al espectador fuera de la narrativa y el pensamiento de mofa es ineludible (especialmente con los coches sin aceleración). Hay algunos escenarios bellamente dibujados, pero sólo son paisajes urbanos estáticos, como quien contempla una postal. Un drama en ambiente costumbrista cuya presencia no se entiende muy bien en la Muestra. Parece que China tendrá que intentar su colonización cultural otro día.

page

Es sabido que el primer pase del día, al coincidir con la siesta, suele ser el más flojo para ir calentando motores. Nos sentimos magnánimos y lo dejamos pasar. A continuación The Cured: en Irlanda un brote de un virus convierte a los huéspedes en infectados -que no zombies- que corren, muerden a la gente y dan mucho susto. La curiosidad de Los Curados es que se desarrolla una vacuna que revierte la enfermedad, y el regresado conserva los recuerdos de esa etapa de pasajero, y todas las atrocidades cometidas. Veremos cómo los Curados sufrirán la discriminación en el día a día, considerados como ciudadanos de segunda, no perdonados por sus pecados. Esta convivencia hostil despertará el conflicto entre sentirse más cercano a los infectados que a los propios humanos. Entre acciones terroristas y secretos familiares, The cured recrea una sociedad muy real con momentos muy emotivos. A destacar la interpretación de Ellen Page, que queda por encima de todo el conjunto.

salyut

Y por encima del conjunto de películas del fin de semana, se sitúa Salyut 7. La película rusa, inspirada en hechos reales, homenajea a los héroes soviéticos de la carrera espacial de la URSS. La Salyut 7 fue una estación espacial de la que, a mediados de los 80, se perdió contacto. En un ambiente paranoide de guerra fría, temiendo que el programa americano Challenger fuera un plan para apropiarse de la estación, los rusos lanzan una operación de rescate. Dos astronautas serán enviados en una misión al límite de la tecnología de la época, llena de obstáculos que tendrán que afrontar con su ingenio, cual americanada como Gravity o Marte, solo que los rusos no lo imaginan, lo hacen realidad. Llena de situaciones extremas, lleva el suspense al límite, la amenaza de muerte y la hostilidad del helado vacío espacial se siente más presente que en varias películas espaciales juntas. El carisma de los personajes, su convivencia, la perfecta recreación de efectos de ingravidez y la lucha contra el tiempo son los estandartes que atrapan la atención de principio a fin. Salyut 7 es un ejercicio de documentación y ambientación histórica fantástico (los props, naves y vestuario son réplicas originales) y la mejor manera de hacer justicia a los verdaderos ganadores de la carrera espacial.

Una constante en todas las ediciones es que el pase del sábado a las 22 suele ser el más potente. Para esta ventana se han reservado How to talk to girls at parties, que tuvo un lleno en las 3 salas casi total, y fue precedida por el corto español RIP: RIP es una comedia negra acerca de un hombre que el día de su funeral, revive. El costumbrismo y construcciones sociales de la España más profunda chocarán con un rancio catolicismo, demostrando la doble moral del país y lo cínico de sus personajes, que redefinen nuevas cotas del patetismo (para hilarante gozo nuestro).

how to talk2

En How to talk to girls at parties nos transportamos a 1977, al barrio londinense de Croydon, en plena erupción del movimiento punk. Acompañamos a un grupo de amigos que van buscando garitos donde salir de fiesta, y acaban en una mansión en la que sus sectarios habitantes celebran un guateque. En una noche que recuerda a un Resacón en las Vegas psicodélico, Enn conoce a Zan (Elle Fanning), una chica que ha vivido en esta “familia secta” desde siempre. La saca de allí durante 48 horas y le enseñará todo el mundo de la subcultura punk. Una aventura de descubrimiento personal, de romance y de locura: la familia de Fanning protagoniza momentos demenciales mientras interactúa con los locales y trata de conseguir que vuelva con ellos. Sus actitudes “alienígenas” y su pequeña sociedad de personajes bizarros son los elementos que hacen tan especial a How to talk to girls at parties, que despierta más de una mueca de asombro. Llena de buenas ideas, la película es algo así como lo que Quadrophenia fue para los mods, pero una completa radiografía para los punks, con un tono más divertido, con visitantes aliens y unas Elle Fanning y Nicole Kidman brillantes e hipnóticas. Por cierto, si te interesa comparar, hay un cómic homónimo.

El pase de la una de la mañana suele retrasarse un poco para dar tiempo al personal para cenar, lo necesario para ventilarnos un McCombo con patatas deluxe antes de la sesión sangrienta. El cielo debe ser algo parecido a esto.

victor

El broche al día lo pone Victor Crowley. En EEUU aparece una leyenda urbana sobre un espíritu mongólico que acecha en un pantano y asesina brutalmente a los turistas. Ese es Victor, prototipo de asesino de slasher que ya hiciera su primera aparición en la trilogía de Hatchet. En esta secuela, Andrew, un superviviente de la última matanza, es tentado para volver al lugar de los hechos 10 años después. Evidentemente todo sale de pena, unos retrasados invocan su espíritu y Víctor va dando caza a sus ingenuos acompañantes. El ambiente nocturno del pantano es el set up ideal para un slasher fresco y equilibrado, con buenos sustos, humor negro, personajes frikis y asesinatos asquerosos. Victor Crowley resulta muy disfrutable aunque te ponga una polla en la cara. Literalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>