“Nieve Negra”; a medio camino del thriller

unnamed

Esta semana se estrena Nieve Negra, una producción hispano-argentina dirigida por Martín Hodara que se nos presenta como un thriller familiar en el que todos “tienen algo que ocultar”. Fue estrenada en Argentina el 19 de enero y ha llegado a tener más de 700.000 espectadores, pero ¿qué podemos esperar de esta película protagonizada por Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia y Laia Costa?

Nos encontramos ante la historia de Marcos (Sbaraglia), que viaja con su mujer Laura (Costa) a Argentina para arreglar la herencia familiar tras la muerte de su padre. Su hermana Sabrina está interna en un psiquiátrico y su hermano Salvador (Darín) es básicamente un ermitaño, por lo que Marcos tendrá que intentar negociar con él para vender los terrenos que tienen en común.

Lo primero que destaca en la película son las localizaciones, escasas pero interesantes. Mientras que los escenarios urbanos pueden contarse con los dedos de una mano, los parajes naturales son de ensueño. Dentro del ambiente turbio y oscuro de la película, las imágenes del Pirineo catalán ofrecen un espectáculo arrollador durante todo el film, y la fotografía acompaña, dándole a los espacios el toque salvaje y oscuro que crea casi toda la atmósfera del thriller.

En cuanto a las actuaciones, quizá se quedan demasiado cortas. Leonardo Sbaraglia brilla sobre los demás y eclipsa a Laia Costa y casi a Darín, que aunque no decepciona en su papel de hermano perturbado y medio salvaje, apenas tiene un tercio de las frases que sus compañeros, lo cual hace que el espectador se quede con ganas de más Darín y de menos nieve.

null
Ante un guión con demasiados flashbacks y con pocos giros interesantes, la historia avanza sin muchas sorpresas, dejando completamente en el olvido la historia de Sabrina y presentando algunos altibajos que terminan haciendo que el relato pierda la tensión y el suspense continuo típico del thriller. Además, el personaje de Laia Costa da la impresión de estar perdido el 80% de la película, nunca sabe lo que pasa y acaba siendo un medio de repetición que machaca una y otra vez las preguntas que ya de por sí plantea el film, lo cual hace que el espectador termine perdiendo el interés por Laura.

En general, aunque no se hace larga, la película va tomando más tintes de drama familiar que de thriller y termina de perder fuelle en la recta final de la película, donde lo que debería ser la gran revelación final aparece de un modo apresurado.

El 12 de abril llega a nuestras pantallas Nieve Negra de la mano de A Contracorriente Films, y aunque no sea un thriller trepidante que haga que el espectador clave las uñas en la butaca, seguramente termine teniendo una buena recaudación gracias al rebufo de sus últimas semanas en taquilla, que coincidirán con la próxima Fiesta del Cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>