“Felices sueños”: La nostalgia como justificante del dolor

fai-bei-sogni-004Marco Bellocchio lleva, con más o menos fortuna, haciendo cine desde mediados de los años 60. Aguantar cinco décadas en un mundo tan cambiante y competitivo como este no deja de tener su mérito. En ocasiones el valor de un trabajo no está marcado por una indiscutible obra maestra, sino por esa virtud del superviviente que toma el oficio más como un reto personal o una carrera de fondo.En los años ochenta cayó presa de la peste del psicoanálisis y de la liberación sexual y su cine no salió indemne. Vistas hoy en día, las películas de ese periodo dan una sensación de escandalizacarcas bastante bochornosa. De aquellos años no acabó de recuperarse del todo y aunque siempre se ha mostrado como un director capaz de enfrentarse a retos argumentales y de adoptar interesantes puntos de vista, su estilo narrativo se ve afectado con demasiada frecuencia por extravagancias, por no hablar del elemento psicológico que flota en la mayor parte de sus filmes con excesivo énfasis.

En Felices sueños (Fai bei sogni) Bellocchio sigue fiel a algunas de sus temáticas preferidas, como son la memoria (o la falta de ella) y las relaciones familiares (o la falta de ellas). En este caso el relato traumático construido a partir de la pérdida de la madre se va estirando sobre un elemento de nostalgia y de mitificación que toma como referentes dos periodos de la misma persona: la infancia pre y post orfandad, y la edad adulta, con el retrato de un hombre destruido, emocionalmente anulado e incapaz de superar el pasado. Por desgracia, en ningún momento el rostro hierático de Valerio Mastandrea logra transmitir la intensidad de esa pérdida y el desgarro que ha dejado tras de sí.

fai-bei-sogni-002
La opción elegida para adaptar el best seller homónimo de Massimo Gramellini no facilita esa comprensión del trauma por parte del espectador. Al seguir una estructura en episodios sin solución de continuidad, y un tanto caprichosa, se priva de unidad a la historia del protagonista, y lejos de permitirnos seguir su deterioro producen el efecto contrario: transmiten una suerte de vida presa de un fatalismo insuperable. Puestos a entrar en el juego psicológico uno podría llegar a pensar, con cierta malignidad, que el daño ya existía antes del daño.

Al relato le falta narrar con claridad y lanzarse sin tapujos a la manipulación emocional, que es una de las más maravillosas crueldades que aceptamos del cine. En lugar de eso cae en el convencionalismo de las medias tintas. La relación con el padre genera una falsa intriga, la relación con las mujeres deja más bien frío, la relación con su trabajo no tiene peso alguno en la historia, salvo por la sentimentaloide escena de la carta al periódico. Todo en el personaje principal carece de esa encarnadura única que pedimos a una narración memorable. Su atonía, su dolor, su cerrazón llegan a ser, por un exceso de contención, banales.

Entre el histrionismo y el síndrome de Asperger hay una escala emocional bastante interesante. En los últimos tiempos la moda interpretativa potencia en el actor la cara de palo, justificada o no, para demostrar que uno está jodido. Que duda cabe que los personajes atormentados son más interesantes, narrativamente hablando, que los que llevan una vida satisfecha. El problema para el espectador es que tanta frialdad emocional acaba por deprimir. Uno se embucha en la misma sesión Moonlight, Manchester by the sea y Felices sueños, por citar tres estrenos actuales, y sale escopetado hacia el viaducto de Segovia no sea que esté muy concurrido.

Felices sueños no deja de ser una película para ver sin demasiadas expectativas y ver cumplidas las mismas. Nada en ella chirría en exceso ni tampoco queda en el recuerdo, y desde luego no marcará un punto sobresaliente dentro de la dilatada trayectoria de Bellocchio.

Fai bei sogni es una coproducción italo-francesa de IBC Movie, Kavac Films, Rai Cinema y Ad Vitam. Su estreno en España está previsto para el día 10 de feberero de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>