“Vaiana”; el toque Disney

vaiana

Después de una trayectoria cercana al siglo de existencia (fue fundada por Walt Disney en 1923) y distintas etapas y vaivenes varios, entre ellos superar la muerte de su creador en 1966, la Disney Company es un emporio no solo cinematográfico sino audiovisual y de entretenimiento, con filiales y ramificaciones por todo el orbe que la hacen la mayor compañía mundial de su sector.

Centrándonos en su división animada, sus películas de dibujos constituyen un referente en la educación cinematográfico-sentimental de buena parte de la población de este planeta, y sus estrenos son esperados año tras año. Y todo esto lo consiguen (aparte de la ayuda de papá dolar) con unas señas de identidad, marca de la casa, estables y reconocidas en todos y cada uno de sus productos.

Sus historias que adaptan clásicos de la literatura infantil/juvenil (novelas, cuentos, leyendas,…) mantienen y propagan valores tradicionales tales como la importancia de la familia y la amistad así como la superación personal como vehículo para alcanzar cualquier meta que uno se proponga, venciendo de paso las dificultades que la vida nos presente. Lo que ha venido constituyendo el “american way of life”.

El film que nos ocupa, Vaiana, sigue fielmente los postulados enunciados. Basado en una leyenda hawaiana, la protagonista (Moana en el original), hija del jefe del poblado y futura lideresa de éste, deberá vencer una serie de obstáculos (entre ellos, como no, la reticencia paterna) para buscar y alcanzar su destino: liberar a su pueblo de la maldición que le impide navegar y encontrar así otras islas más aptas para la supervivencia ante el agotamiento de los recursos naturales que acontece en la que viven.

El ritmo de la cinta es muy ágil; es asimismo tierna y muy divertida. Hay ,como en toda película Disney que se precie, personajes carismáticos (el gallo comepiedras Heihei o el cangrejo Tamatoa) junto a otros más convencionales (los padres o la abuela de la prota) y sobre todo la pareja central, Vaina y Maui (con la voz en el original de Dwayne Johnson), ambas caras de la moneda y por tanto complementarios: ella, una heroína decidida, pone el cerebro, él un semidios forzudo y fanfarrón, los músculos. Asimismo indicar que las canciones están a un gran nivel, pedadizas y comerciales.

Los directores, Ron Clements y John Musker, ya probaron suficientemente su valía en anteriores películas Disney tales como “La sirenita”, “Aladdin” o “Hercules”.

Complementa el film el corto “Cabeza y corazón”, muy recomendable.

En resumen: Eficaz entretenimiento para toda la familia. El evento navideño de Disney sigue al pie de la letra la filosofía de la compañia (una receta de ternura, aventura, buen humor, música,…). Una heroína valiente y decidida, acorde con estos tiempos que vivimos.

Muy buenas canciones. Así como se habló en su momento de un “toque Lubitsch” podríamos hablar ahora del “toque Disney”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>