“Snowden”: seguridad vs privacidad, el Big Brother vigila

snowdenestrenoComo ya planteaba George Orwell en su célebre distopía “1984″, uno de los peligros de los gobiernos totalitarios era el control completo del individuo y su sometimiento pleno a los dictados del estado, cercenando de raiz cualquier atisbo de privacidad y libertad en sus ciudadanos hasta convertirlos en una mezcla de súbditos y esclavos.

Algo de esto refleja la última película del cineasta Oliver Stone “Snowden”: el control exhaustivo y abusivo del gobierno estadounidense (tantas veces autoproclamado como “paladín de las libertades”) sobre las comunicaciones electrónicas de todos sus ciudadanos en aras de la tan invocada “seguridad nacional”, en lo que constituye seguramente un flagrante caso de espionaje interno masivo.

Y lo plasma presentandonos el muy mediático caso de Edward Snowden, exempleado de la CIA y la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), que destapó a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post el ciberespionaje que la citada NSA ejercía sobre las comunicaiones de los estadounidenses.

En su toma de postura (Stone siempre se “moja” en sus films) se decanta por presentarnos a Snowden como un héroe moderno frente al tratamiento de traidor/espía dado por su pais.

Con una larga trayectoria a sus espaldas, el director neoyorkino de 70 años va encadenando proyectos cada vez más polémicos (ejem.. sus documentales sobre Fidel Castro [2] o Hugo Chavez) en una suerte de confrontación con el gobierno de su pais y de “huida hacia adelante” bajo la máxima “que hablen de mí aunque sea mal”.

Recordemos que empezó en la industria como guionista (atesora un Oscar por el libreto de “El expreso de medianoche”), debutando en la dirección en 1986 con “Salvador”, alternando el cine más comercial con el más comprometido, politicamente hablando, y siendo el firmante de cintas como “Platoon” o “Nacido el 4 de Julio” (sendos óscares como director) o sus películas sobre tres presidentes estadounidenses, “JFK caso abierto”, Nixon” o “W” (sobre el ínclito George Bush hijo).

Remitiéndonos al film, observar que los dos protagonistas (Joseph Gordon-Levitt y Shailene Woodley) componen dos tipos muy creibles y humanos y que el plantel de estupendos secundarios (Tom Wilkinson, Melissa Leo o Zachary Quinto) está totalmente desaprovechado, sus personajes no poseen la entidad suficiente y serían fácilmente intercambiables por otros actores sin que el film se resintiera. Imagino obedece más a intervenciones de prestigio en un film comprometido y que se adivina polémico.

La película engancha y se ve sin esfuerzo aunque no habría estado de más recortar algo su duración habida cuenta de que su formato de pseudothriller casa mal con el conocimiento que tenemos de antemano del desenlace de la acción.

En resumen : Eficaz film sobre un figura de rabiosa actualidad (la acción nos situa en 2013) y controversia (héroe o villano), de duración excesiva y con el “savoir faire” cinematográfico que atesora Stone después del 30 años tras la cámara. Invita a reflexionar sobre si los gobiernos están autorizados a espiar a sus propios conciudadanos apelando al subterfugio legal de la “seguridad nacional”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>