“El Hombre de las mil caras”: historia de un fabulador con convicción

hombrecaras

Francisco Paesa fue espía de los servicios secretos que se involucró en los escándalos de corrupción política del famoso Luís Roldán que fuera director de la Guardia Civil que se llevó hasta 1.500 millones de comisiones ilegales y fondo público, estos acontecimientos son los que nos cuenta la película centrándose en la figura de Paesa un especulador que siempre estaba fabulando.

Alberto Rodríguez empezó a destacar en el panorama cinematográfico con el drama juvenil “7 Vírgenes” (2005) con la que consiguió dos nominaciones a los Goya a título personal (dirección y guión original), fue con el trepidante thriller “Grupo7″ (2007) en el que ya se le tuvo como un director a seguir consiguiendo 16 nominaciones y su consagración fue con la premiada “La Isla Mínima” (2014).

Era esperado su próximo trabajo que es el que es el que nos ocupa ahora y en ésta ocasión opta porque no sea un guión propio, lo hace basándose en el libro “Paesa, el espía de las mil caras” de Manuel Cerdan.

Desde el comienzo dejar claro que su intención no es la de hacer una reconstrucción documentada minuciosamente de los primeros casos de corrupción política que salieron a la palestra, se inclina más al thriller en el que el espectador no se pregunté tanto si los hechos fueron así y prefiere que el espectador se deje embaucar como un personaje más de la trama por el protagonista excelentemente interpretado por Eduard Fernández, que le da el hipnotismo necesario para hacerle creíble.

Bien secundado por José Coronado en el papel de narrador de la historia y un sorprendente Carlos Santos interpretando al prófugo Luís Roldán, con algún personaje secundario como el (Casi) abogado digno de cualquier película de Scorsese pasado por el punto surrealista de los Cohen.

Algo irregular en su ritmo, comienza frenéticamente para decaer cuando quiere contar los acontecimientos reales, en ese punto está más cercana a una tvmovie en el que se pierde un poco el interés

En definitiva un entretenimiento bien rodado, pero que queda lejos de lo que se espera de su director y dejará al espectador haciéndose la pregunta de que es lo real y la ficción de lo que acaban de visionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>