“Bunker 77″, o como vivir al límite en todos los aspectos

bunker77¿Cómo podría ser menos icónico y llamativo un personaje, siendo hijo de un millonario azucarero, hijo adoptivo de Clark Gable, y decidiendo abandonar todo por irse a vivir a una isla para surfear?

Siendo aún muy pequeño muere su padre. Su madre rehace su vida nada menos que con Clark Gable. Pero Gable muere también joven, dejando a Bunker huérfano de padre por segunda vez. Educado en las mejores escuelas, predestinado a seguir en el negocio familiar, o a ser embajador o diplomático, sin embargo Bunker comete la mayor afrenta para su familia: dejarlo todo, e irse a vivir a una isla en Hawai, para surfear. Pasa sus primeros años de juventud durmiendo bajo los árboles, descalzo, comiendo las frutas que va encontrando, y surfeando todo el día. Consigue un estilo único en el surf, y se convierte en un ídolo surferos de todo el mundo. Hasta que cumple 21 años. Vuelve a USA para cobrar la herencia que le esperaba, y en ese momento todo cambia.

Sigue siendo el espíritu libre que siempre había sido, pero ahora comienza a sentir una necesidad de trascender y dejar huella, que lo aparta de su anterior vida. Comienzan los excesos con las drogas, las estrafalarias ropas para llamar la atención, los intentos de formar una banda de rock o de filmar películas, y los viajes alrededor del mundo, causando sensación adonde llegaba con su comitiva: excesos, drogas, sexo, borracheras, pero así y todo siempre también, el surf.

Takuji Masuda para realizar el film, ha recopilado las distintas imágenes que había grabadas de esta peculiar comitiva. Y alternando esto con entrevistas a sus amigos y conocidos, nos va esbozando la personalidad de este particular personaje, en busca quizás de ese afecto paterno que le había faltado a tan temprana edad, o simplemente desbordado por ese exceso de poder económico, sin la contención familiar o de amigos que le ayudara a focalizar en lo que quería hacer.

A pesar de lo que se podría pensar, Bunker 77 no es una película que trate exclusivamente de surf. También nos habla de las excentricidades, de las posibilidades de vivir la vida al margen de lo establecido por la sociedad, de mantenerse en los extremos, de viajar y ver otras formas de vida, de cazar, de cómo sobrellevar la fama, y de la clase de gente que se suele acercar cuando se tiene tanto dinero. Sexo, droga, rock and roll, y tantas otras cosas más. Vivir al límite en todos los aspectos. La dualidad de un espíritu libre, que por otro lado no puede dejar de escandalizar en busca del reconocimiento de esa sociedad de la cual reniega.

A Bunker le gustaba definirse como un “jugador”, y quizás es lo que haya hecho con sus 27 años de vida: jugar a todos los juegos que se le han cruzado por delante. Alguien que seguramente en 27 años ha vivido lo que la mayoría de la gente no viviría ni en 40 vidas. En su entierro las palabras que lo despidieron fueron: “Murió a los 27 años como un espíritu libre, porque no se sometió a nada. Siempre será recordado por las tablas cortas de surf y su estilo agresivo de surfear”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>