“Yo, Daniel Blake”, una película que no hay que dejar de ver

yodanielblakeEmotiva fotografía de una dura actualidad: el desempleo, los subsidios, y la maquinaria burocrática contra la que hay que luchar la mayoría de las veces para obtenerlos.

Ken Loach nos deleita una vez más con una película entrañable. Gran Bretaña. Daniel Blake, carpintero de 59 años que ha trabajado toda su vida, sufre un ataque al corazón, y su médico le indica que debe dejar de trabajar por un tiempo hasta que se recupere. Daniel se presenta en la seguridad social para solicitar el subsidio por enfermedad, pero se lo deniegan, por un error administrativo. Daniel comienza entonces una batalla contra la administración, intentándolo todo para conseguir el subsidio que por ley le corresponde.

Prueba siguiendo todas las normas, rebelándose, buscando alternativas… Pero el gobierno siempre gana. En medio de la batalla conoce a Rachel, una madre soltera con dos hijos, en una situación similar de precariedad económica, y comienzan una amistad, compartiendo lo poco que cada uno tiene. Sin embargo el tiempo pasa, y la situación de ambos se va agravando. Daniel se niega a pedir caridad. Solo quiere lo que por ley le corresponde.

Estar en un pase de prensa, y por momentos no poder escuchar los diálogos, por los sollozos de los colegas es algo que difícilmente se ve hoy en día. Con el paso de los años nos vamos haciendo más cínicos, y cada vez menos películas son capaces de tocar realmente nuestros sentimientos. Pero parece ser que Ken Loach lo ha logrado nuevamente.

Premiada con la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2016, y seleccionada para la sección de Perlas en el Festival de San Sebastián 2016, “Yo, Daniel Blake” es una historia que mezcla ternura, drama, compasión, orgullo. Una situación en la que seguramente todos conozcamos a alguien que la ha sufrido. En una época en que el individualismo va creciendo constantemente, y en que se debate tanto sobre el papel que deben tener el gobierno y las ayudas sociales, “Yo, Daniel Blake” es una película que no hay que dejar de ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>