“Ahora me ves 2″: El Copperfield digital

harrelson card

Ahora me ves 2 es la secuela de aquella Oceans 13 de magos de 2013. En esta ocasión, los jinetes, una banda cual Anonymous si fuesen prestidigitadores, se verán envueltos en otro gran atraco, en el que no faltan las conspiraciones, trampantojos, huidas, los giros inesperados, la adrenalina de ser cómplices del robo y mucho ingenio para dejar al espectador patidifuso. La película vuelve cuando uno va. ¿Pero hasta qué punto?

El film de Jon M. Chu no puede evitar englobarse en el género de “reunir un súper reparto que haga algunos cameos en una película canónica”. Los que gocen con el encuentro de varios titanes en un mismo metaverso están de enhorabuena: Woody Harrelson, Morgan Freeman, Michael Caine, Ruffalo e incluso Daniel Radcliffe (qué larga sigue siendo la sombra de HP 5 años después…) componen parte del elenco. Por si no fuera poco, se replica a uno de los presentes, que actúa a modo de ventrílocuo. Como Joaquín Reyes cuando habla consigo mismo desde dos entidades. A él le queda gracioso, aquí, no.

La sucesión de esos pesos pesados en pantalla no es suficiente para maquillar el hecho de que la película es una sucesión de gags, o de trucos de magia. Precisamente, la magia hay que verla en persona o en directo. En el cine, con la magia de la edición, los cortes, la composición digital, efectos especiales, los dobles… pierde por completo su esencia sorpresiva y carece de mérito alguno. El espectador medio está tan acostumbrado, anestesiado de efectos visuales imposibles, que una mujer que se parte en dos resulta, cuanto menos, un ejercicio de pereza. Digamos que la luz estroboscópica para congelar un chorro de agua está muy vista, y lanzar cartas es un truco primitivo. El principal problema de la película, además, es que la magia está pasada de moda, incluso en su escenografía habitual. Los programas de Dynamo, los trucos de Yunke en El hormiguero, a riesgo de sonar desconectado de la infancia, nos dan igual, nos aburren. Cada vez hace falta mayor estímulo para fascinarnos. Sabemos que hay trampa. Estamos decepcionados, traumados por esos reportajes behind the scenes de cómo usaron espejos, o dobles en las cajas, o cómo los escapistas entran y salen a voluntad de sus trampas; se traicionó nuestra ingenuidad, y el arte se convirtió en engaño. La magia contemporánea está en los efectos que realmente trucan nuestra mente, colándonos por reales cosas que no lo son, como los ilusionistas del tigre de La vida de Pi. El cine ha canibalizado a los trileros.

magic-tricks-revealed-woman-in-half-other

Lo que salva a la película de ser un especial de 2 horas de El mago Pop es una edición ágil que gestiona los segundos hábilmente para no saturar de subtramas accesorias. Chu va al grano, y alterna los trucos de cartas con la historia y background de algunos personajes, a los que podemos acercarnos y empatizar con sus motivaciones terroristas. ¡Hay momentos de humor negro deliciosos y chistes logrados que amenizan el viaje! Las escenas de robo tienen unas dosis épicas de adrenalina y la música, más que notable, realza la producción. Por supuesto, la mera presencia de Freeman, Harrelson y Caine amortizan el pasaje.

Desgraciadamente, se cae muy rápido en un maniqueísmo moral, y los personajes se vuelven planos y previsibles. Ya que no nos sorprende la magia en sí, que una persona desaparezca por una trampilla, quizá podríamos ser sorprendidos con una historia ingeniosa. Un buen giro que nos deje con la boca abierta (quién puede olvidar la revelación de El golpe, ¿verdad?). El caso es que se siembra un gran truco final durante media hora, en el que todo lo que sucede forma parte de una estrategia previa, planeada. Como en Death Note cuando Niar planea 20 jugadas por delante de L. Demasiada suerte, demasiado jugar a ser el más listo de la clase. El espectador promedio no es tonto. Un truco que huele desde el principio, y tratando de ser inesperado, resulta en todo lo contrario. Así, Ahora me ves 2 se convierte en una estafa no sólo para los villanos diegéticos, sino también para nuestras altas expectativas. Además, la magia pierde todo su encanto cuando se desvelan sus secretos… Y da mucha pereza escuchar las eternas diatribas de cómo X no era lo que parecía para justificar Y. Y la sembrada e innecesaria tercera entrega.

Por ello, el título se la secuela puede trasponerse como pregunta a la audiencia:

-¿Ahora me ves?

-Para el sábado por la tarde en Antena 3 estás fenomenal.

Ahora me ves 2 se estrena en España el 22 de julio de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>