“Backtrack”: la función de los muertos

backtrack

En una película de terror ningún director se atrevería a introducir en pantalla fantasmas con una sábana blanca: Están demasiado vistos y ya no asustan. Ocurre lo mismo con el tipo de muertos bajo cuya responsabilidad recaen los principales sustos de este tipo de películas: Los hemos visto tantas veces que están más próximos a la parodia que a su función original. Quizá habría que cambiar el maquillaje o resignarse a reconocer que los muertos están pasados de moda.

Adrien Brody interpreta a un psicólogo con graves problemas familiares que recibe extrañas visitas de corte sobrenatural. Estás apariciones parecen estar relacionadas con alguna parte del pasado, a la que el protagonista le cuesta identificar. Todos aquellos a los que pregunta pidiendo ayuda, parecen empeñados en demostrarle que la respuesta está en sí mismo.

Hay algo novedoso en la parte visual, cuya luz posee una extrañeza que nos hace buscar un motivo fuera de los cánones del género y no tanto dentro del propio guion. Por otro lado la película demora voluntariamente la verdadera trama, lo que en mi opinión es de agradecer, aunque habrá quien no acabe de entender un Mcguffy de tales dimensiones.

Lo que podría ser una interpretación demasiado intensa y sufrida de Brody debido a los graves problemas de los que parte su personaje, no acaba de ser tal. Su rostro en ocasiones dibuja reproche, confusión y una agresividad no tan previsible como apuntaba la historia. Sam Neil forma parte del reparto, aunque esto es algo que posiblemente acabe por olvidarse en no mucho tiempo.

La historia hubiera podido ser lo suficientemente interesante como para no tener que recurrir al género del terror. Formato que acaba por lastrar su esencia y del que tanto espectador como película acaban distanciándose. Digamos que a nadie (y menos a Clint Easwood) se le hubiera ocurrido dar un tono sobrenatural a Mistyc River o a Sleepers, films que de algún modo podrían emparentarse a este. Estaremos de acuerdo que Michael Petroni, director de esta película, no es Eastwood ni lo pretende.

Desde el 11 de mayo está disponible en salas españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>