“Kiki, el amor se hace”: Paco León quiere desmelenarnos

kiki

Ni una, ni dos, ni tres, hasta cinco historias diferentes, con curiosas filias sexuales, y con el amor como denominador común, en mitad de un verano madrileño.

Paco León y Ana Katz dan vida a un matrimonio con un hijo, y guiados por una amiga de este último, Belén Cuesta, descubrirán nuevas formas de disfrutar en la intimidad, olvidando la monotonía instalada en sus vidas. Otra pareja es la formada por Luis Bermejo, cirujano estético, casado con Mari Paz Sayago, que no están en su mejor momento, mientras ella se recupera en una silla de ruedas. Candela Peña, y Luis Callejo, feriantes, llevan intentando quedarse embarazados desde hace meses, y en ello siguen. Natalia de Molina y Álex García, una pareja joven, a la que un atraco en una gasolinera con la presencia de ella, les altera su vida sexual. Por último, Alexandra Jiménez, una chica joven con problemas de audición, que vive con una iguana, y tiene una curiosa filia con un tipo de tejido concreto.

Paco León vuelve a ponerse tras las cámaras por tercera vez, tras el éxito de Carmina y amén, y en esta ocasión también lo hace como coguionista y protagonista. Los créditos iniciales ya auguran algo fresco y gracioso, manteniendo el tono de sus anteriores filmes. Es mejor dejar que se presenten las diferentes filias sexuales, como: Dacrifilia, Elifilia, Somnofilia y Harpaxofilia durante la película, ya que lo hacen de forma original, mientras los personajes muestran sus miedos, sentimientos y su sexualidad, de forma libre, sin tabúes, y lo que es mejor, con ese lenguaje al que nos tiene acostumbrados el director, directo, sin tapujos, y con mucho humor, que es lo que hace falta en muchas ocasiones, y no solo con estos temas (incluyendo el BDSM) tan peculiares, que parece que solo tienen hueco en la gran pantalla si lo hacen de una forma rozando lo pornográfico. Destacar también a Belén Cuesta, todo un descubrimiento en el musical de la llamada, y desde entonces protagoniza series y varios largometrajes, incluyendo este, donde a falta de Carmina y su hija (María León), ella lo suple con creces, con desnudo incluido. Desnudos, que ante todo pronóstico, no es algo que abunden en esta película, y más teniendo en cuenta que es española.

En definitiva, una comedia erótico-festiva que no defrauda, fresca, original y divertida, que si tiene que caer en lenguaje zafio, cae, pero con el arte del lenguaje de Paco León, al que ya nos ha acostumbrado. Y descubriendo bellas historias, y no solo por la forma en la que se cuentan.

Kiki, el amor se hace se estrena el día 1 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>