13ª Muestra SyFy: Demonios, distopías y mandanga hasta el fin (IV)

high-rise-poster1

 

Finalmente llegó el domingo, llevábamos tres días de Muestra y se acercaba el momento de despedirnos. La tarde era muy fría y el Palacio de la Prensa tuvo un gran gesto con el público dejando entrar a los asistentes conforme llegaban, sin necesidad de hacer cola. Nos quedaba todavía por ver High-rise la última película de Ben Wheatley, que tras pasar por la sección oficial de San Sebastián, se postulaba como una de las grandes películas de la Muestra. Por la mañana, en la sección SyFy Kids pudimos ver la japonesa Nicky, la aprendiz de bruja de Takashi Shimizu; y por la tarde, de forma especial y gratuita, se proyectó el documental Dark Star, el universo de H. R. Giger sobre la trayectoria del artista que creó a Alien.

demon-1-600x336

La tarde se puso en marcha con la polaca Demon del director Marcin Wrona, ganadora del premio a mejor fotografía en el festival de Sitges. La película transcurre casi íntegramente durante la celebración de una boda, los novios reciben como regalo unas tierras en las que construir su nuevo hogar, pero al encontrar el novio unos huesos enterrados será terriblemente poseído por un demonio. En cada edición de la Muestra hay una película que destaca por su componente autoral y esta es la de este año; el trabajo del director/autor está muy por encima de cualquier convención genérica. La polémica rodeó el estreno de la cinta puesto que dos semanas antes su director fue hallado muerto en su domicilio, al parecer se había suicidado y el hecho se convirtió en un perfecto elemento de promoción para una película demoníaca. Una obra muy interesante durante gran parte del metraje, que se viene abajo en el tramo final. (6/10)

JERUZALEM-e1437931628665

Tras las sensaciones encontradas generadas por Demon, era el turno de la israelí Jeruzalem, ya de primeras, tan solo leyendo la sinopsis, la película tenía una pinta espantosa, tras verla la pinta se convirtió en realidad, estábamos ante la (junto a The mind’s eye) peor película de la Muestra. La historia cuenta el viaje de vacaciones de dos amigas norteamericanas a Israel, en el avión conocen a un chico que les hace cambiar sus planes e ir en primer lugar a Jerusalén (antes que a Tel Aviv); al poco de llegar una maldición bíblica cae sobre la ciudad. La película es enteramente en primera persona, vista a través de las “Google glasses” de una de las chicas. Al principio puede interesar por el “morbo voyeurista” de ver las vacaciones de las chicas, pero más allá de eso no hay nada, el terror no llega hasta el tramo final y cuando lo hace es sencillamente ridículo. Es imposible empatizar con estos personajes, lo único que pueden despertar en el espectador son ganas de muerte, qué se mueran y rápido, por favor. (1/10)

Absolutely-Anything

Con la moral por los suelos llegábamos a la penúltima película de la Muestra, gracias que por fin tocaba ver una comedia, a ver si así conseguíamos levantar el ánimo. Absolutamente todo fue la elegida para la ocasión, la última película de Terry Jones, el por todos conocido miembro de los Monthy Phytom, y director de las delirantes La vida de Brian, Los caballeros de la mesa cuadrada y El sentido de la vida. La historia cuenta cómo seres ínter-galácticos deciden si destruir o no la Tierra mediante una prueba, dotar a un ciudadano al azar de poder para conseguir lo que desee y esperar que haga con el poder actos caritativos. Para alguien que ya lo ha hecho todo en el mundo de la comedia estar a la altura de su propia leyenda es altamente complicado, y en esta película ni siquiera lo intenta. Absolutamente todo no tiene pretensiones de grandeza, sólo busca ser lo que es, una película de fácil consumo para un público que busque diversión rápida y sin exigencias. (5/10)

high-rise-social

Finalmente, tras cuatro intensos días y con muchas películas a nuestras espaldas la 13 Muestra SyFy decía adiós, pero antes de que cayera el telón aún se guardaba un as en la manga: High rise. La película consiguió la mejor entrada de público de la Muestra, las tres salas del Palacio de la Prensa estaban casi llenas, y Leticia Dolera se despidió de todos los asistentes con un último discurso en el que adoptó el término “mandanguers” (referido al salvaje ambiente de las proyecciones) como nominativo para los incondicionales de la Muestra. Con “…disfrutad mandanguers y hasta el año que viene” terminó la presentación y comenzó High rise. La película, con un star system de primer orden encabezado por Tom Hiddleston, Sienna Miller y Jeremy Irons, está basada en la novela homónima de J. G. Ballard. Cuenta cómo es la vida en la Torre Elysium, un enorme rascacielos, de apariencia utópica donde los residentes tienen cubiertas todas las necesidades; la llegada de un nuevo residente, el doctor Robert Laing, coincidirá con un momento de ruptura de la estabilidad y de lucha de poder a causa la organización vertical del edificio. Una película extrema, sobre la decadencia del ser humano ante la que es muy difícil sentir indiferencia. Tan fácil es odiarla como amarla, en mi opinión la mejor película del domingo y una buena forma de poner el broche final. (7/10)

Hasta la próxima, #mandanguers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>