“Steve Jobs”: Biografía al servicio del espectáculo

MichaelFassbenderSteveJobs

Steve Jobs tuvo que fracasar en varios proyectos para llegar a ser el mito de las nuevas tecnologías que todos conocemos. Marc Zuckerberg en sus primeros 20 años ya había creado Facebook y era millonario. Bien, con sus películas ocurre algo parecido: Hollywood solo necesitó un intento para recrear con solvencia la vida de Zuckerberg en “La red Social”. Con Steve Jobs y tras dos tentativas, el cine americano no acaba de encontrar una historia que catapulte al mito.

La estructura no deja de ser original, situando a Jobs en los momentos más importantes de su vida profesional: las presentaciones de sus productos. En este contexto surgirán situaciones donde la tensión y las prisas por presentar a tiempo el proyecto, justifican la rapidez de los diálogos o dicho de otro modo: La marca del guionista Aaron Sorkin.

En la jerga del teatro existe la expresión “tirar texto”, que se refiere a cuando el guion es tan abundante que el actor no le da tiempo a pensar porqué pronuncia cada palabra o el sentido que esta pueda tener. En este film, los orígenes familiares o las debilidades del protagonista son prácticamente rapeados. Y la única manera que el espectador tiene para diferenciarlos de otros menos trascendentes es el subrayado musical, lugar común donde los haya del cine norteamericano.

Jobs se presenta como un personaje obsesionado con su trabajo y la repercusión que este tiene en los medios. Todas las personas de su entorno parecieran condenadas a interrumpir los pensamientos del genio, que se ve obligado a lidiar con ellas con el pragmatismo que los negocios le enseñaron. La película crece cuando el protagonista se regocija en su propio egoísmo, para reflejar algunas de las características que todos conocemos en sus productos.

La absorbente figura del visionario Jobs nos enseña a Michael Fassbender en un registro diferente a lo que nos tenía acostumbrados, lo que es de agradecer. El resto del reparto solo cumple una función guionística, en algunos casos tan evidente, que deja lastradas sus interpretaciones. Producto entretenido, eficaz, incluso correcto, que no provoca más curiosidad que la que cada uno ya tuviera por el creador de Apple.

La película será estrenada el primer día del año que viene en las salas españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>