“Fúsi”, un gran y triste hombre

Fusi

“Fúsi” (Virgin Mountain), del cineasta Dagur Kári, ha sido considera en la SEMINCI como una comedia triste (definición que me parece un total contrasentido) o un drama con toques irónicos (definición con la que me siento mucho más cómoda. Sería un objetivo a corto plazo dejar de llamar comedia a películas que no lo son). Sea como sea, es una película que se sustenta en un 95% en la actuación de Gunnar Jónsson (Fúsi), que merecidamente, aunque tenía una buena competencia, se llevó el premio al mejor actor en esta 60ª edición del festival.

Gunnar realiza una maravillosa interpretación de un hombre entrañablemente ingenuo, muy buena persona, que en parte se ha negado a crecer o evolucionar y que se ha quedado atascado en su propia vida. No desea salir de la casa materna, no quiere conocer a gente nueva, o vivir experiencias diferentes. Está totalmente centrado en “lo de siempre”, sin embargo esta aparente comodidad tampoco es que le haga feliz, es un personaje triste, gris, cabizbajo, con unos compañeros de trabajo imbéciles que le hacen la vida laboral ciertamente desagradable (que esos sí que parece que se quedaron atascados en los 16) y que no hace nada para cambiar lo que no le gusta de su vida.

A lo largo de la película acompañamos a Fúsi en su camino, nada fácil y sin ganas, hacia el cambio, arrastrado por el novio de su madre, que está deseando que salga de casa, y de como no, una mujer. Y también, a lo largo de este camino, nos gustaría traspasar momentáneamente la pantalla y darle un abrazo fuerte, porque a veces da mucha penica.

Toda la película es como Fúsi, tranquila, relajada, con colores desgastados y poco vivos, sin mucha sangre, pero diferentemente bellos, como el corazón de su protagonista. La historia es simple, no hay fuegos artificiales, los personajes son simplemente reales, aunque nada convencionales. Podía haber sido una simple comedia romántica, pero no lo es. Podría hablar de la relación de un hombre adulto con una madre ligeramente controladora, pero no lo hace. “Fúsi” solo habla de Fusi, y a Fusi le cuesta entender y cambiar, pero es un personaje de cuento.  Un placer que el actor conociera al personaje y el personaje al actor, de hecho Dagur Kári lo imaginó para él y se nota.

Fusi-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>