“Rams. El valle de los carneros”, ganadora de SEMINCI 2015, nos cuenta la historia de dos hermanos y sus carneros

Hrutar-2

Tras llevarse el premio Un Certain Regard en el Festival de Cannes de este año, llegó a España y a la SEMINCI “Rams. El valle de los carneros” (Hrútar). Una historia que llegó, gustó y venció.

La primera película del islandés Grímur Hákonarson se llevó la Espiga de Oro de la SEMINCI, compartió con “Mustang” el Premio Pilar Miró al mejor director novel, y se llevó para casa el premio de la Juventud. Un palmarés envidiable, para una película que en pocas palabras nos dice muchísimas cosas. Programada en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, se estrenó el viernes 13 de noviembre en toda España, y para que os hagáis una idea, esta película es lo que se considera comedia en la SEMINCI, gracias a un palazo, seguramente, y dos cosas más.

La película narra el drama de dos hermanos y vecinos, Gummi (Sigurður Sigurjónsson) y Kiddi (Theodór Júlíusson), quienes no se hablan desde hace 40 años, aunque no nos dicen exactamente la razón, y que se ven obligados a tratarse o maltratarse cuando una enfermedad infecta a uno de los carneros de Kiddy, obligando a todos los ganadores de la zona a sacrificar a sus carneros. Hay que asimilar, para entender el drama, que estos dos hombres solo tienen en su vida a sus carneros, y el honor del linaje de dichos animales.

La película, que apenas cuanta con diálogos, es un claro reflejo de los comienzos como documentalista de Hakonarson, su director, quien nos regala unas preciosas imágenes de Islandia y una imagen clara de lo que es la vida rural en la zona. La fotografía es preciosa, luminosa, se recrea en la propia belleza dura del paisaje, pero sin cansar. Y centra toda la narrativa de la historia en uno de sus protagonistas, Gummi.

Sigurður Sigurjónsson da una clase magistral de interpretación, lleva sobre sus hombros la mayor parte de la película, y con cuatro palabras y muchos gestos y expresiones sencillas define claramente a su personaje, con el cual es fácil empatizar. Es un hombre tranquilo y sobrio, tan apasionado por aquello que ama como el que más, pero sumamente inteligente. La inteligencia de sus acciones se ve remarcada aún más por las acciones llenas de odio y completamente irreflexivas de su hermano Kiddi (Theodor Juliusson), un hombre rudo, alcohólico, armado y peligroso, sumamente peligroso.

La película dura algo más de hora y media, poco para lo que nos tienen acostumbrados, y lo que voy a decir creo que nunca antes se ha dicho de una película que participa en un festival de este tipo, yo le habría dado dos minutos más. Para mi falta una secuencia, aunque sea pequeña. No todos los presentes en la proyección estábamos de acuerdo, pero para mí el corte final es muy brusco, sobre todo para una película que se ha recreado en sí misma durante hora y media, y sobre todo teniendo en cuenta lo importante que han sido los carneros en toda la historia.

Comienzo de SPOILER (A partir de aquí, tal vez encuentres algún dato que no quieras saber sin haber visto la película).

Yo quiero saber, casi exijo saber, qué ha sido de los animales. Llamadme simple si queréis. Sé que lo importante al final es la relación de los hermanos, pero por eso mismo. Que ellos juntos lograrán el objetivo por el que volvieron a hablarse y colaborar después de 40 años, me hubiera parecido un bonito final y más adecuado. Ya que hubo quien definió la película como comedia.

Fin de SPOILER.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>