“Eden”: Cuándo dejar marchar nuestras pasiones

558cd4652a3a1.image

“Eden” es la cuarta película de Mia Hansen-Løve y cuenta los orígenes del movimiento musical french touch. Está protagonizada por Félix De Givry y Pauline Etienne y refleja, en sus escenas más cómicas, la evolución del conocido grupo Daft Punk, aunque en realidad de quién va la película es precisamente de aquellos que no consiguieron ser Daft Punk y se perdieron en el intento.

La historia está basada en las vivencias del hermano de la propia directora, quien ya había dirigido otros films como “Todo está perdonado” (2007), “El padre de mis hijos” (2009) o “Un amour de jeunesse” (2011) en los que reflejaba su especial sensibilidad.

En “Eden”, la directora cuenta la historia de Paul, un joven atrapado en su sueño de convertirse en DJ al que el devenir de los acontecimientos le va a hacer creer que lo conseguirá, pero que acabará enfrentándose a una dura realidad: la de la certeza de que nunca experimentará su pasión de una forma satisfactoria.

EDEN 4

Hansen-Løve nos lleva a través de un recorrido de dos décadas por la vida del protagonista. Arranca en 1992, con una fiesta en un local en medio del bosque donde comienza el sueño, y termina en 2013, después de haber presenciado el éxtasis, la euforia y la ilusión iniciales, para después ir cediendo cada vez más espacio a la insatisfacción, la monotonía de esas fiestas tan parecidas las unas a las otras, y los problemas económicos y personales derivados de una lucha interminable por posponer la llegada de la edad adulta, de la madurez.

Aquí reside, precisamente, el conflicto principal de la película. El protagonista, un joven con cierto síndrome de “Peter Pan”, está anclado en ese local donde descubrió cuál era su pasión, y a pesar de que su entorno cambia y evoluciona, él sigue tratando de perseguir un sueño cuya esencia ya se ha perdido.

Hansen-Løve consigue reflejar todo esto gracias al papel protagonista de la música; siendo lo que suena y no lo que se ve lo que marca la evolución de la historia. La directora logra crear una gran atmósfera que transmite a la perfección lo que sucede dentro de un club, la esencia de lo que se vive entre esos cientos de personas abandonadas a la música, el baile y las drogas.

Además, y a pesar de su quizá demasiado extenso metraje, la película no pierde el ritmo en ningún momento, y hay escenas que dejan poso en el espectador, quien acaba el visionado con una cierta sensación de melancolía. “Eden” llega a los cines españoles el viernes 18 de septiembre. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>