“El niño 44″: Potencial cinematográfico desechado por una trama con una falta de rumbo espectacular

A2WK7mdiKHaxgE4hRyKuDIM4KGgConfieso mi agnosticismo ante aquellas cintas sobre civilizaciones como en este caso la soviética cuyos protagonistas son más extranjeros imposible. El niño 44 no sólo mezcla casi una decena de géneros sino también de nacionalidades dispares. Blanco grande, error grande; blanco pequeño error pequeño.

Basada en la obra de Tom Rob Smith, El niño 44 se presenta con un inicio despampanante y una pinta tremenda. La cruda realidad que vivió el pueblo soviético desde la aparición de Joseph Stalin se expone de manera magnífica en los primeros compases del filme, que tras la victoria en la Segunda Guerra Mundial comienza a dar bandazos a todas partes sin saber a dónde llegar.

Tom Hardy interpreta a Leo Demidov, un huérfano adoptado por un oficial comunista que le introduce de lleno en el ejército hasta convertirse en héroe de guerra y en un cargo importante dentro del entramado soviético. Un personaje muy potente y superlativo en cada acción que gracias al carisma de Hardy que consigue meterse al espectador en el bolsillo pese a las lagunas guionistas de las que adolece la cinta.

El niño 44 entremezcla un batido de géneros cinematográficos fácilmente distinguibles hasta dar con la parte central de la trama: un asesino de niños en serie (¿?). Todo ello tras pasar por el drama social e histórico, el thriller psicológico, romance, film de espías, película histórica…y Tom Hardy dando y recibiendo golpes durante toda la película.

Cinta con un potencial espectacular que tristemente no alcanza el nivel esperado. Un thriller lento, previsible y soso que se salva gracias a sus interpretaciones y las escenas de acción en momentos puntuales. Desconozco la novela de Tom Rob Smith, pero estoy seguro que tras haberla visto le habrá dicho a su director, Daniel Espinosa: ¿Tío tú te has leído la novela?

Un reparto espectacular con el ya citado Tom Hardy más Noomi Rapace, Vincent Cassel o el sobresaliente como siempre Gary Oldman salvan el pellejo a este limitado filme. No limitado por falta de calidad, sino por carecer de rumbo fijo tras más de 130 minutos de película. El espectador se sentirá perdido una vez terminada la función.

Vamos con su estructura. ¿Alguno se puede explicar cómo tras comenzar con la intrahistoria del ejército soviético y la nula existencia de asesinatos en el imperio de Stalin llegue a centrarse en la búsqueda de un asesino de niños cerca de estaciones de trenes por el defenestrado Leo Demidov y su zumbada mujer? No sabe, no contesta. Aquellos que améis la novela no os recomendaría verla; para los que vamos de nuevas… ¿Por qué no darla una oportunidad?

Imagen-relacionada-MDSTRA201506080004_MDSIMA20150608_0155_36Todas estas tramas mientras Tom Hardy las pasa putas literalmente: su mujer le reniega, su país le da la espalda, sus amigos le traicionan, su espíritu sobreprotector le pasa factura, su archienemigo le putea…todo ello mientras recibe golpe tras golpe y hasta es apuñalado. No os adelantaré nada, pero hay una escena que me recuerda ostensiblemente a Promesas del Este donde el protagonista recibe una mansalva de golpes salvándose por los pelos. Violencia y acción cuando no sabes que añadir a la obra.

Os recordará por momentos a Promesas del Este con su aire soviético y su crudeza social con personajes potentes y escenas cargadas de tensión (Me quedo con el filme de David Cronenberg). Vincent Cassel (comparándolo banalmente) es como el cerdo: “De él se aprovecha todo”. Y aquí se desaprovecha en su totalidad, con un personaje que podría haberse desarrollado aún más sacándolo de su despacho.

La previsibilidad del filme queda patente con la figura del archienemigo de Hardy. Vasili es un mierdecilla (como se demuestra en los primeros compases del filme) que tras la degradación de Hardy tras no delatar a su mujer como traidora de la URSS; ocupa su puesto y le persigue sin descanso hasta alcanzar el sinsentido. “Quiero a tu mujer, tu casa, tu empleo y si hace falta me quedo con tu perro”.

No deseo destaparos nada más de este filme en torno a las tramas. El espectador tarda más de hora y media en descubrir el título de esta obra.  Visualmente cumple con lo esperado, con excelentes ubicaciones y una buena fotografía, algo normal dada la expectación de la cinta.

En mi humilde opinión, si se hubiese centrado más en el thriller político estaríamos hablando de un peliculón en toda regla, pero eso de intentar abarcar y de sobreencantar al espectador es como dispararse en su propio pie. Si le quitas casi una hora de película no se notaría mucho.

El niño 44 despertará el debate entre los espectadores, tanto para bien como para mal. Trepidante y confusa, sorprendente y lenta a la par; no dejará indiferente al espectador, cuyo ojo crítico se mantendrá a la expectativa una vez visualice un final inesperado totalmente. Dejo lo mejor para el final: Esta producida ni más ni menos que por Ridley Scott. ¡Sorpresa!

El niño 44 se estrena este viernes 19 de junio en vuestras pantallas de la mano de eOne Films.

Lo mejor: Interpretaciones solventes y momentos de tensión extrema.

Lo peor: ¿Hace falta repetirlo? Trama, trama y más trama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>