SEMINCI, día 6: “Alguien a quien amar”, “Rastros de sándalo” y “La tirisia”

alguienaquienamarSe presentaba la película Danesa “Alguien a quien amar” en esta la Seminci el miércoles por la mañana. La directora Pernille Fischer Christensen nos introducía en esta dramática historia, con una banda sonora más que interesante para fans de Nick Cave o Tom Waits.

Thomas Jacob es un cantante de fama mundial que  retorna a su Dinamarca desde los Ángeles para grabar un álbum. Su tortuoso pasado dificulta las relaciones íntimas con su hija y su nieto Noa, con quien pasará más tiempo del que esperaba.

Solo Mikael Persbrandt nos aleja de los vicios telefímicos de domingo por la tarde, en los que incurre este “Alguien a quien amar”  (ya el título, apunta a lugares demasiado comunes). La profundidad de su voz en las canciones, acaba trasladándose a áreas de su vida menos literarias. Si algo hay que agradecer al guion de esta película es la coherencia de los personajes, no tanto su cómodo final.

rastrosdesandaloPor la tarde la directora catalana Maria Ripoll presentó en Valladolid “Rastros de Sándalo”. Última película de su dilatada carrera, que aborda desde varias perspectivas eltema de la búsqueda identidad. Para ello cuenta con la famosa actriz india Nandita Das y la barcelonesa Aina Clotet.

Mina es una reconocida actriz india que busca desde su infancia a su hermana Sita, después de que separaran a ambas a la fuerza. Tras años de pesquisas acaba encontrándola en Barcelona con el nombre de Paula. La joven, una bióloga de prestigio, carece de recuerdos que apoyen la afirmación de la que dice ser su hermana.

Las primeras imágenes de la película filmadas en la India son de una calidad excepcional. Calidad que no volveremos a encontrar durante el resto del largometraje. La historia induce a reflexiones de las que nadie está a salvo y nos muestra tantas categorías sociales como personajes. Sin embargo la narración es algo precipitada por momentos, dando como resultado una obra desigual, que no impide que Aina Clotet brille.

“La tirisia” es una palabra que viene a denominar una enfermedad del alma. También es el título de la segunda película mexicana del director Jorge Pérez Solano, que presentó el miércoles en esta edición de la Seminci.

Cheba y Ángeles han quedado embarazadas de un mismo hombre, Silvestre. Cheba teme la vuelta de su marido al que hace años que no ve. Ángeles es la hijastra de Silvestre. Casi adolescente, Ángeles deberá cuidar por una temporada al hijo de Cheba.

Historia tan dura como los parajes en los que se ambienta. Con un rimo lento y silencioso, Pérez Solano nos introduce en el universo de estas mujeres sin esperanzas o poder alguno de decisión. Personajes condenados de antemano, que deambulan por un desierto plagado de cactus y polvo, intentando dar un sentido a sus vidas.

Única película del festival en la que el público no aplaudió ni dio pataletas: Quedaron pensando en sus butacas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>