“Entre silencios”, una película que no aporta nada nuevo al séptimo arte

entresilenciosComo bien ha demostrado Kafka, los comienzos de una narración pueden serlo todo: “Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco (…)”

Sin embargo, no todos tenemos el talento de Kafka. En este caso, Amaury Santana hace una declaración muy fuerte en su comienzo: “Dedicado a mis padres”. Primer plano suyo en ropa interior. Se desnuda. Desnudo frontal, integral. Luego gira y nos obsequia con un desnudo posterior que el zoom nos va ampliando hasta perderse bastante por debajo de la cintura, en un fundido en negro de transición a las tomas de su madre.

Está claro que las transgresiones ayudan muchas veces a avanzar al arte, y que se ha visto ya mucho desnudo en la gran pantalla como para que esto nos pueda impresionar, pero la desnudez por transgresión en sí, sin mensaje ni fondo, no aporta nada al espectador.

Luego de este comienzo, la historia es una filmación casera del protagonista volviendo a la casa de su infancia, grabando la vida diaria de su familia, para mostrar la relación con sus padres. Una filmación casera sin argumento ni intriga, sin introducción ni desenlace, solamente el día a día de una madre vaciando el desván, arreglando ventanas….

Aunque el corto ha sido estrenado en el PNR (Plataforma Nuevos Realizadores), esta no es la primer obra de Amaury Santana. Este director canario ya ha realizado varios cortos como “Luces”, “Vidas sobre ruedas”, o “Cool”, entre otros, y un primer largometraje: “Diarios”, ganador el año pasado del Premio Richard Leacock de LPA Film Festival.

Sin embargo, en esta ocasión, lo que resulta de su cámara y montaje es un intento poco agraciado de alternar filmaciones caseras con tomas al estilo de Wong Kar Wai; homenajes a “El juego de las lágrimas”, mezclados con la cotidianeidad de una vida de pueblo, con encuadres experimentales sin mucha lógica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>