Goya 2014: crónica de una muerte anunciada

galagoyaEs un tópico, no hay otra forma con la que empezar una crónica de unos premios Goya si no es diciendo que fueron sosos, aburridos, sin glamour (lo único glamuroso ha sido el vestido de Silvia Abascal, que la mujer se cree perdida en la red carpet de los Oscar), Manel Fuentes declaraba que era la fiesta del cine, una declaración de amor al cine español, pero yo me quedo con que ha sido un despropósito, un trance por el que hay que pasar cada año.

Y, sobre todo, silencioso. Con todo lo que está cayendo, ha sido una Gala silenciosa, con todo, todo lo que está cayendo. Esta Gala ha sido un recorte de ingenio y de sustancia, y hasta el Ministro Wert les ha dado plantón (absoluta #MarcaEspaña).

Y un horror porque Manel Fuentes interpretó el papel de su vida, el del peor presentador. Surrealista, un grande como él haciendo una gala tan increíblemente sosa. Si se siguen permitiendo este tipo de galas, el señor director de la Academia, tan “elocuente” anoche, no se diferencia mucho del señor Montoro. Esta Gala, como otras muchas, ha sido un ataque al cine español, un completo atentado.

Pero vayamos a lo que importa en verdad, a los verdaderos protagonistas: los ganadores.

galaterele2014La vencedora de la noche ha sido Las Brujas de Zugarramundi de Álex de la Iglesia, con ocho “cabezones”. Un film desternillante en el que no somos capaces de reconocer a Mario Casas, Álex ha sido el único que ha sabido mantenerlo con la camiseta puesta y sacarle partido interpretativo.
Dirección Artística, Vestuario, Peluquería y Maquillaje, Montaje, Sonido, Dirección de Producción, Mejores Efectos Especiales y Mejor Actriz de Reparto (para Terele Pávez, de los grandes premios merecidísimos de la noche) recayeron en Las Brujas de Zugarramundi, un equipo técnico que nos ha llevado al lado más surrealista del surrealismo.

Pero la cantidad no lo es todo, y así lo demuestra David Trueba que recogió el Goya a Mejor Director, Mejor Guion Original y Mejor Película. El de Director y Guionista son los otros merecidos de la noche, merecidos por tantos años y tantas grandes y bonitas historias. Vivir es Fácil con los Ojos Cerrados es una hermosa historia, una road movie basada en hechos reales. Porque en este país hay historias así de buenas, fuera de volvernos a los tópicos de la Guerra Civil. No, hay más historias, hay grandes personas escondidas con grandes cosas para contar. Y David Trueba las ha sacado a la luz y, por fin, la Academia lo ha premiado. Una historia sencilla pero con un buen reparto que se lleva, además, los premios a Mejor Actriz Revelación, para Natalia de Molina y Mejor Actor Protagonista, también merecido, después de tantas nominaciones, para Javier Cámara, capaz de hacer de un personaje insulso un gran personaje. Y por último, Mejor Música Original también para la cinta de David Trueba.

Aquí ya puedo decir que la originalidad de David Trueba ha vencido a la gran exhibición técnica de Álex de la Iglesia. Que una cosa no desmerece la otra, puesto que las historias de Álex, premiadas o no, siempre han sido reconocidas siendo, incluso, materia de estudio.

goyaherida2014Mejor Actriz Revelación para Marián Álvarez, por La Herida, premiada ya en Donosti. Una gran actriz que no hace más que recoger premios. O sea que el Goya estaba también cantado en este aspecto. Pero cantado no quita lo merecido que ha sido para este joven talento.

La Herida también se alzaba con Mejor Dirección Novel, para Fernando Franco quien llegaba del mundo del Montaje, algo que es necesario tener en cuenta dado que es algo que no suele darse. De guionistas a directores y de actores a directores hay pasitos muy cortos, de montador a director es un salto.

Volviendo a la Gala, por eso de reiterarme, que me gusta mucho… Primero… ¿quién se cree el comentarista de RTVE? ¿Dios? Comentarios insulsos, con rentintín, con mala leche, sin ton ni son. Merecería más haberse quedado callado puesto que le habría hecho un favor a la Gala. Y a RTVE, porque se les vio el plumero.

Antes leía un twitter que decía que, aunque no les hubiesen dado el Goya a Carlos Bardem o Juan Diego Botto, al menos, habrían podido pasarles el micrófono. Con esto me vuelvo a referir a lo de arriba. Tenía fe en los miembros del mundo del cine, a que alzaran la voz (luego del gran desplante del Ministro de inCultura). Gomez-Macho, quien se lio en su discurso, quiso hacerle la pelota a Ignacio González, sí presente, porque como protestó en voz alta por la subida del IVA… Pelota. Gómez-Macho, lo que eres es un pelota. Un discurso igual que el año anterior, incluso en el tono, como pidiendo perdón por haberlo dicho, incluso. No, Gómez-Macho, con más carácter. No me extraña que seas presidente de la Academia.

goyapereira2014Javier Pereira, primer premiado de la noche como Mejor Actor Revelación por Stockholm, el que más se enrolló y el que dio la notita graciosa (para mí) habiendo dado el agradecimiento con una marca de pintalabios bien visible.

Roberto Álamo, quien reclamó la ausencia del Ministro, se llevó el Goya a Mejor Actor de Reparto, también merecido porque lo borda en La Gran Familia Española.
Sánchez Arévalo y La Gran Familia Española no se llevaron tantos premios como esperaban, a parte del galardón a Roberto Álamo, se llevaron el de Mejor Canción Original. Tal vez el “fracaso” de la noche, aunque yo no lo llamaría así, básicamente porque las nominaciones no dan los triunfos. Había, tal vez, menos en dónde elegir. A mí me gustó mucho La Gran Familia Española, pero tal vez le faltaba un algo que Sánchez-Arévalo se dejó en el tintero.

Goya de Honor para Jaime de Armiñán, quien desvarió en el púlpito intentando sacarnos una anécdota graciosa que, entre todo lo que decía, se quedó perdida. Yo me quedé con el hecho de que, tal vez, quería dar a entender que nuestra cultura y nuestra fuerza en el escenario, acalla a aquellos que la observan… Pero no me aventuro a dar un veredicto certero.

Mejor Dirección de Fotografía para Caníbal, de Manuel Martín Cuenca. Mejor Película Documental a Las Maestras de la República de Pilar Pérez Solano. Mejor Película de Animación para Futbolín, segundo galardón para Campanella. Mejor Película Iberoamericana Azul y no tan Rosa de Miguel Ferrari, primer Goya para Venezuela, alegría que quedó patente tras la intervención de los miembros del equipo. Mejor Película Europea para Michael Haneke y Amour, también cantado. Mejor Cortometraje de Animación para Cuerdas de Pedro Solís García. Mejor Cortometraje Documental para Mineritas de Raúl de la Fuente. Mejor Corto de Ficción para Abstenerse Agencias de Gaizka Urresti, cierran los galardones de esta sosa y aburrida vigésimo octava Gala de los Goya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>