Datos técnicos: parámetros configurables

Múltiples configuraciones

Las emisiones digitales son más flexibles que las emisiones analógicas, ya que permiten la configuración de numerosos parámetros que determinan la calidad con que se emiten las señales de los distintos canales de televisión. Estos están referidos tanto a la imagen que vemos en la pantalla, como al sonido que escuchamos.

Parámetros de vídeo (imagen)

A la hora de valorar la calidad técnica de la señal de vídeo hay que tener en cuenta numerosos factores:

Resolución: Hace referencia a la definición con que se emiten las imágenes. A mayor resolución, mayor nivel de detalle lograremos apreciar sobre la pantalla de nuestro televisor. Se determina mediante dos números, el número de columnas y el número de filas en que queda dividida la imagen, cuya unidad mínima se denomina pixel. Éste no es más que un cuadrado que en cada imagen toma el valor correspondiente a un color. La disposición de todos esos cuadros forma la imagen final que vemos en el televisor.

Para el formato de definición estándar, el empleado en la TDT, existen varias resoluciones aplicables: 720x576, 704x576, 544x576, 528x576, 480x576, 352x576, 352x288... El que mayor calidad otorgaría sería 768x576, ya que es el que cuenta en sus imágenes con un mayor número de píxeles, lo que se traduce en una mayor definición de los detalles. En España, lo habitual es utilizar 720x576, 704x576 y 544x576, formatos anamórficos (sus píxeles no son cuadrados) que necesitan ser adaptados horizontalmente al formato 4:3 real para mostrar las imágenes en su proporción correcta.


Imagen con alta resolución

 


Imagen con baja resolución

 

Relación de aspecto: Las emisiones digitales admiten varios formatos de imagen, cada uno de ellos con proporciones distintas que se adecuan a diferentes emisiones (cine, deportes, series, etc.). Así, en las emisiones 4:3, que se corresponden con el formato tradicional, las imágenes guardan 4 medidas de ancho por cada 3 de alto. En las emisiones panorámicas, de 16:9, las imágenes guardan una proporción de 9 medidas de alto por 16 de ancho (utilizada en el cine, aunque también cada vez más en televisión para series o retransmisiones deportivas).

Sin necesidad de variar la resolución, se pueden emitir contenidos en formato panorámico utilizando toda la resolución de que se dispone. Así, indicando mediante la señal WSS (Wide screen signal) que la emisión es panorámica, los decodificadores pueden readaptar automáticamente el formato al tipo de televisor que tengamos. Si éste es 4:3, se introducirán franjas negras en las zonas superior e inferior, mientras que si el televisor es 16:9, la imagen se expandirá por toda la pantalla. En ambos casos las proporciones estarán readaptadas, por lo que la visualización será totalmente correcta, y se aprovecha al máximo la resolución de las imágenes.


Imagen 4:3

 


Imagen panorámica 16:9

 


Imagen 4:3 letterbox

 

En la actualidad, son varias las cadenas que emiten la mayoría de su programación y continuidad en formato panorámico, como las princinpales televisiones privadas o algunas televisiones autonómicas. Otras se encuentran a medio camino u ofreciendo aún toda su programación en formato 4:3 ó 4:3 letterbox.

Bit rate: Expresa la tasa de datos que se emiten por segundo dedicados a la señal de vídeo. Cuanto mayor sea esta tasa, más fiel será la imagen emitida a la imagen original, ya que estaremos contando con un mayor nivel de información sobre la misma. Sin embargo, si contamos con un bit rate bajo, la imagen mostrará defectos (pixelaciones) que se percibirán fácilmente en todos los contornos que contiene la imagen, zonas con colores degradados y cambios o movimientos de plano.


Imagen con alta tasa de información

 


Imagen con baja tasa de información

 

Una posibilidad que se abre al utilizar el ancho de banda disponible de manera más eficiente es utilizar una tasa variable, que se ajuste a las necesidades de cada canal en todo momento. De esta manera, y de manera dinámica, se reparte el ancho de banda disponible en cada momento según las necesidade de cada canal, lo que permite realizar un uso más eficiente y eficaz del ancho de banda disponible.

Parámetros de audio (sonido)

Modo: La emisión de audio puede ser mono (sólo existe un único canal de audio que se transmite a los altavoces izquierdo y derecho), estéreo (existen dos canales independientes que se transmiten cada uno a un altavoz) o joint-estéreo (existe un único canal de audio al que se añaden sonidos que sólo serán escuchados por uno de los altavoces, según corresponda). Existen otros modos de emisión más avanzados, como AC-3 que ofrecen una mayor calidad de sonido al involucrar un mayor número de altavoces.

Frecuencia de muestreo: A la hora de digitalizar una señal de audio hay que escoger la frecuencia que determinará el número de muestras por segundo que tomaremos. Cuanta mayor sea esta frecuencia más fiel será el audio emitido al audio original. Para lograr una calidad comparable a la de un CD es necesario tomar como frecuencia de muestreo 44 KHz, el doble de la frecuencia máxima que nuestros oídos son capaces de percibir. En la actualidad, todos los canales ofrecen una frecuencia de muestreo de 48 KHz, lo que mejora el audio emitido.

Bit rate: Expresa la tasa de datos por segundo que se emite dedicada a la señal de audio. Al igual que ocurre con la frecuencia de muestreo, cuanto mayor sea esta tasa, más fiel será el audio emitido al original, ya que estaremos contando con un mayor nivel de información sobre el mismo. Sin embargo, si contamos con un bit rate bajo, el sonido mostrará defectos que se percibirán fácilmente sobre todo en música y voces a volumen alto, ya que éstos sonarán distorsionados, con efectos que podrían denominarse "metálicos".

Otros factores

Todos los parámetros expuestos anteriormente determinan si podemos disfrutar de una buena emisión digital o tendremos que sufrir una calidad inferior a la del sistema analógico. No obstante, existen otros factores que también se deben tener en cuenta a la hora de valorar la calidad técnica de una emisión.

Calidad de fuente y enlaces: A veces se emiten contenidos antiguos, almacenados en sistemas analógicos, que no pueden ofrecer tanta fidelidad al contenido original como un soporte digital. En otros casos, queda mermada la calidad por el uso de radioenlaces analógicos, que degradan la señal de manera visible antes de su digitalización y emisión. Ante estas situaciones, no sirve de nada emplear altos bit rates, ya que la digitalización de la señal creará, debido a los defectos de origen, más defectos intrínsecos a la tecnología digital que tendrá como resultado una pobre calidad de imagen y sonido. Esto se suele materializar en señales poco definidas, con colores atenuados y abundante efecto de pixelación.

Es por ello que debe ser prioridad de los operadores y distribuidores de las señales evitar estas situaciones, para permitir la visualización de los canales con toda la calidad que permite la televisión digital terrestre.


Imagen con fuente digital

Imagen con fuente analógica
Copyright © 2001-2014 mundoplus.tv - CIF G-31792138
·