Echando de menos “El Ministerio del Tiempo”

comicmdtSi ha habido una serie española que en los últimos años ha trascendido de la pequeña pantalla, esa ha sido sin duda “El Ministerio del Tiempo”. La serie creada por Pablo y Javier Olivares, mezclando el género fantástico con la ficción histórica, en poco tiempo se convirtió en un fenómeno más allá de la televisión, consiguiendo que los amantes de la historia y de la ciencia-ficción disfrutaran (disfrutáramos) de las aventuras de nuestra propia patrulla del tiempo española.

A esto además se unió un universo transmedia que acompañó a la serie con páginas webs, ficciones sonoras, experiencias en realidad virtual, ensayos, novelas y cómics. Tras el final de la serie (no nos engañemos con regresos del futuro) el año pasado, nos queda vivir las aventuras del Ministerio (además de revisitandola en streaming) en otros formatos y el cómic “Tiempo al tiempo” es una estupenda forma de hacerlo. Publicado por Aleta Ediciones y disponible desde abril de 2017, esta nueva historia de “El Ministerio del Tiempo” cuyo guión corre a cargo de Desiree Bressend y El Torres, nos sitúa en unos eventos ocurridos a mitad de la segunda temporada de la serie, tras la marcha de Pacino (Hugo Silva) y el regreso de Julián (Rodolfo Sancho).

Esta nueva misión del Ministerio del Tiempo comienza en la actualidad, en la sede del propio Ministerio donde Salvador Martí es agredido por dos desconocidos. Después de dejarle malherido, los agresores huyen por distintas puertas del tiempo, comenzando así la aventura. Gracias a la flexibilidad que permite el noveno arte, esta nueva aventura está dividida en tres momentos temporales. Algo que no era habitual en la serie. Tenemos así tres momentos históricos puntuales: el tiempo presente, donde la patrulla formada por Amelia, Alonso y Julián se reencuentran tras el regreso de este últimola noche de San Daniel (10 de abril de 1865) y el día que Salvador Martí aceptó el cargo de subsecretario del Ministerio. De esta forma, la historia que se nos cuenta se enriquece con más matices y detalles de los que habitualmente veíamos en la serie. Conociendo así por ejemplo, algo más del pasado de Salvador, de como llegó al puesto de subsecretario del Ministerio del Tiempo y viajando a otro momento crucial de nuestra historia como fue la Transición, cruzándonos con algunas personalidades claves de nuestro pasado reciente.

Una de las grandes virtudes de “El Ministerio del Tiempo” ha sido darnos a conocer personajes y momentos históricos, no ya solo desconocidos para el gran público sino incluso desterrados de nuestra memoria. En el caso de “Tiempo al tiempo”, la historia nos traslada a la noche de San Daniel, episodio truculento de nuestro pasado en la que la Guardia Civil, unidades de Infantería y de Caballería del Ejército español reprimieron de forma sangrienta a los estudiantes que concentrados en la Puerta del Sol, daban su apoyo al rector de la Universidad que había sido depuesto por no destituir al catedrático Emilio Castelar, quien había sido muy critico con la Reina Isabel II. Esa noche murieron 14 personas y mas de un centenar fueron heridas. Tras lo ocurrido esa noche, dos meses después el gobierno de Narváez llegaría a su fin.

“Tiempo al tiempo” consigue a lo largo de sus 112 páginas imbuirnos del espíritu ministerico del que disfrutábamos en la serie de los hermanos Olivares. Con solvencia, cuidando los detalles, con un dibujo realista en el que podemos reconocer sin problemas a nuestros queridos personajes catódicos y con una historia que no da cuartel, este cómic consigue trasladarnos al universo del Ministerio del Tiempo. Y lo consigue gracias a que sabe mezclar la estructura de los capítulos televisivos, sobre todo en la misión del equipo de campo, con la propia concepción del tiempo y los efectos en el devenir de los acontecimientos que suceden y han sucedido, desviando la atención de los hechos que suceden en 1977, que parecen estar fuera de la historia principal. Así, si eres fan de la serie, la historia te será fácil de seguir pero además conseguirá sorprenderte. Y hasta aquí puedo leer, como diría Mayra.

Reconozco que no soy objetivo con “El Ministerio del Tiempo. Para mí ha sido un soplo de aire fresco en la ficción televisiva española. Siendo capaz de mezclar de forma eficaz la ficción histórica con la ciencia-ficción; con guiones llenos de referencias cinefilas y seriefilas; con sus buenas dosis de humor pero siempre con ese poso de amargura tan propio de este país nuestro. Ha sido una serie que nos ha recordado grandes momentos de nuestro pasado, ya fueran más o menos conocidos. Y nos ha recordado también que tenemos grandes personajes en nuestra Historia de los que sentirnos orgullosos: Diego Velázquez, Miguel de Cervantes Lope de Vega, Pablo Picasso o Federico García Lorca, por poner unos ejemplos. Nos ha demostrado que no todo es blanco y negro y que podemos ser capaces de disfrutar de nuestra Historia con humor, aprendiendo de nuestro pasado y dejándonos personajes que quedarán para la historia de la televisión.

Y ¿sabéis lo mejor de todo? Que “El Ministerio del Tiempo” volverá muy pronto, con una nueva novela gráfica de la mano de Aleta Ediciones titulada “Mi tiempo se agota” en el que la protagonista será Lola Mendieta. Espero hablaros muy pronto de ella. Mientras tanto recordad que el “tiempo es el que es”, para bien o para mal y hay que aprovecharlo.