“Instinct”: ni la presencia de Alan Cumming salva el espectáculo

instinctcritica¡Qué difícil es comentar una serie con solo un episodio! Aunque a veces se agradece descubrir que tal vez sea mejor darte cuenta a tiempo que hay series que no dan para más y que no debes perder ni un minuto más del necesario con ellas. En el caso de “Instinct” creo que no me equivoco al señalar que a pesar de que Alan Cumming sea un gran actor, ni siquiera él es capaz de salvar este procedimental que recuerda a muchos otros pero que no ofrece nada nuevo, ni siquiera un personaje creíble.

Estrenada el pasado 3 de mayo en FOX Life, “Instinct” nos presenta al Doctor Dylan Reinhart, un antiguo agente de la CIA retirado que ahora vive de escribir libros sobre psicópatas y de dar clases en la Universidad (¿os suena?). Sin embargo, cuando la detective Needham le pide ayuda para resolver un caso de asesinato relacionado con su primer libro, este no podrá dejar de sentirse atraído por el caso y abandonar su retiro. ¡Seguro que os suena! Estoy convencido que seréis capaces de enumerar cinco series (vale, hasta diez seguro que llegáis) con argumentos y personajes idénticos.

He de reconocer que no tenía muy claro a que me iba a enfrentar cuando vi el piloto de “Instinct”. Solo tenía clara la presencia de Alan Cumming (para mí esto ya era suficiente) y alguna noción (muy por encima) de su argumento. Pero a pesar de mi “ignorancia”, una especie de sexto sentido (no tranquilos, no me da para ver muertos) me decía que la experiencia no iba a ser satisfactoria. Y desgraciadamente (según se mire) mis peores presentimientos se hicieron realidad.

Porque no es que la serie sea mala (bueno vale, según mi yo malvado si). En fin, no me gusta catalogar así ninguna producción, sea serie o película, ya que hay mucha gente detrás que ha trabajado duro (vale, a veces no tanto) para contarnos la mejor historia posible. Pero lo que ocurre principalmente con “Instinct” es que no te la crees. Es decir, no terminas de ver a Alan Cumming como un hombre de acción. Puede que tenga (como muchos seriefilos) demasiado presente su papel de Eli Gold (lo echamos de menos) en “The Good Wife”, pero no es menos cierto que los guionistas pretenden mostrarnos un personaje más parecido a un héroe de cómic que alguien real. Y eso hace que el resto no importe.

instinct2criticaEl episodio piloto nos sirve de presentación de este sosia de Sherlock Holmes, que escribe libros, da clases de criminología y que es un agente de la CIA retirado. Vale, sí y que además es gay. Porque desde el principio, el personaje se nos muestra felizmente casado con otro hombre. Algo relevante a nivel televisivo en Estados Unidos ya que es el primer personaje protagonista de una serie en abierto (en este caso la conservadora CBS) que es abiertamente gay. Esto por sí sólo no es trascendente para hacer la trama más o menos interesante. Solo es un detalle dentro de una serie que repite clichés visto mil y una veces. Porque en “Instinct” tenemos a una pareja unida a la fuerza para resolver un caso de unos asesinatos (sin tensión sexual no resuelta de por medio), que al principio no se tragan pero que a fuerza de investigación y algún disparo, se convierten en dos amigos que son capaces de confesarse secretos el pasado, tras dar buena cuenta eso sí, del malo de turno. Fácil, fácil.

Lo siento mucho. Pero ni el carisma ni la personalidad arrolladora de Alan Cumming son suficientes para darle más de una oportunidad a una serie que ya he visto mil veces, mejor contada y con personajes mejor construidos y creíbles, y con un guion que no este hecho de situaciones ya vistas. Si os gustan los procedimentales facilones, con un gran actor de por medio, “Instinct” es vuestra serie. Sino, pues ya sabéis, lo estrenos no paran cada semana.