“Traición”, el nuevo y correcto drama familiar de TVE

traicionblogUn cadáver flota en la piscina de una mansión. Podríamos estar hablando de la escena inicial de “El crepúsculo de los dioses”, de Billy Wilder, pero no, corresponde a la nueva ficción televisiva de TVE: “Traición”. La serie gira en torno a los conflictos de una familia de abogados que prácticamente se mueve por el interés, por lo que estamos ante un producto que se asemeja a uno de los grandes éxitos de la cadena, “Gran Reserva”, también producida por Bambú.

Por si el descubrimiento del cadáver del patriarca, interpretado por Helio Pedregal, no fuera suficiente; en el primer capítulo se celebra una reunión familiar en la que, además de presentarnos a los personajes principales, se establecen algunos de los conflictos sobre los que girará inicialmente la serie: la decisión del patriarca, enfermo terminal, de detener la fusión de su negocio con un bufete inglés y la existencia de un hijo no legítimo. Ninguna de las noticias será bien recibida por sus vástagos.

A partir de ahí la trama avanza, descubriéndonos las cartas que jugarán cada uno de los miembros de la familia, y se alterna con las declaraciones de éstos ante una jueza, a la que da vida Susana Córdoba. Ésta trata de esclarecer todo lo relativo a la muerte del personaje de Helio Pedregal. Al final del capítulo hay una revelación que pretende asegurar la presencia del espectador en el siguiente episodio. No obstante, no consigue el efecto esperado, ya que es un secreto a voces desde el principio.

Por otro lado, uno de los fuertes de “Traición” es su reparto, con actores de renombre y habituales de Bambú Producciones como Manuela Velasco, Nathalie Poza o Pedro Alonso, que al igual que en “Gran Hotel”, nos muestra su lado más oscuro. Pero si hay un nombre que destaca por encima del resto es el de Ana Belén, ya que la serie supone su regreso a la pequeña pantalla tras dieciocho años de ausencia. Por lo menos a lo que papel principal se refiere.

Sin embargo, dicho regreso deja mucho que desear. Las apariciones de Ana Belén son bastantes escasas y en todas ellas se nos presenta como una mujer con bastante carácter, aunque le falta maldad para convertirse en el personaje perturbador e intimidatorio que todos esperamos. Habrá que ver si esa transformación llega a hacerse realidad o, si por el contrario, es uno de los fallos que va a arrastrar la ficción.

“Traición” es, por tanto, un drama que explota correctamente los conflictos que pueden derivarse de una saga familiar. Cuenta con el atractivo de la historia, con un reparto notable y con una estructura narrativa que se asemeja a la de la exitosa “Big Little Lies”. Aun así, quedan por pulir algunos aspectos, como la falta de sorpresas en el relato o la mejor definición de algunos personajes.