“SEAL Team”, más de lo mismo a pesar de David Boreanaz

sealteamCuando se dieron a conocer las nuevas series que las networks norteamericanas estrenarían para la temporada 2017/18, no hubo demasiadas series que llamaran mi atención. Las series de las cadenas generalistas cada vez sorprenden menos, y salvo casos aislados es algo que los premios televisivos ratifican año a año. Aun así, cuando se estrenó “SEAL Team” en FOX el pasado 4 de octubre, decidí darle al menos una oportunidad, pero si bien es cierto que con “Absentia” aguanté hasta tres episodios, con la nueva serie de David Boreanaz no pasé del primero. Y no porque la serie fuera horrible. Simplemente porque no me dio motivos para seguirla semana a semana.

“SEAL Team” es un drama militar que sigue las vidas profesionales y personales de la unidad de élite de los Navy SEAL a medida que se entrenan, planean y ejecutan las misiones más peligrosas en las que se van a embarcar. Al mando del equipo Tier One, esta Jason Hayes, personaje al que da vida David Boreanaz (aunque en principio iba a ser Jim Caviezel el que lo interpretara). Así, si leéis por encima, nada nuevo bajo el sol. Un argumento que hemos podido ver así a bote pronto, en una serie que se estrenó hace once años y que llevaba por nombre “The Unit”. Aquella producción que tenía detrás a dos nombres de altura como David Mamet y Shawn Ryan (The Shield), nos introducía en las operaciones de un equipo encubierto de Fuerzas Especiales del ejército de los Estados Unidos, que arriesgaban sus vidas a diario en misiones secretas a lo largo y ancho de todo el planeta, mientras sus respectivas familias se tenían que quedar en el hogar familiar, protegiendo los secretos de sus maridos. ¿Os suena? Aquella serie, a pesar de su aparente planteamiento previsible fue en sus inicios un soplo de aire fresco en la ficción televisiva porque nos presentaba lo que sucedía en casa cuando los cabezas de familia marchaban de misión. Con un reparto de lujo en el que encontrábamos a Dennis Haysbert (24), Robert Patrick (Scorpion), Scott Foley (Scandal) o Regina Taylor (Tiempo de conflictos) entre otros, “The Unit” fue una de mis series favoritas porque no sólo mostraba las misiones del grupo especial sino todo lo que ocurría en la vida de las esposas e hijos que tenían que compaginar el día a día de sus vidas con el secretismo de las misiones que llevaban a cabo sus maridos y padres. A pesar de todo, reconozco que con el tiempo la fui de dejando de lado (el sorprendente planteamiento inicial dejó paso a la rutina) y no acabe de ver el final de la serie tras sus cuatro temporadas.

En cuanto a “SEAL Team” en el primer episodio nada más comenzar, conocemos que el protagonista se encuentra en seguimiento psicológico debido a la muerte de su compañero y amigo Nate durante una de sus misiones. Así que ya tenemos a un protagonista traumatizado del que además también descubrimos a continuación que su vida personal se desmorona debido precisamente a su trabajo como Navy SEAL. Es decir, drama de manual. Y aunque Boreanaz maneja los traumas con soltura, no en balde dio vida en su día a un vampiro con alma, la serie se mueve por los clichés habituales de los dramas con militares de por medio.

En esto último, mi opinión subjetiva entra en escena y creo que también el cambio en los gustos que con el paso del tiempo uno va descartando o adquiriendo. Hace unos años un drama militar con personajes fuertes, pero a la vez sensibles a causa de algún trauma personal o familiar, podía hacer del que subscribe un asiduo a esa serie o esa película. En su día “JAG: Alerta Roja” era una de mis series favoritas. Si, ese era yo. Sin embargo, con el paso de los episodios, la serie se fue haciendo previsible (a pesar de la radiante presencia de Catherine Bell) y no recuerdo realmente en que temporada deje de seguir los aventuras de su protagonista, un antiguo piloto reconvertido en abogado de la Marina norteamericana. Curiosamente está serie creada por Donald P. Bellisario dio lugar a un exitoso spin-off llamado “Navy: Investigación Criminal” que a su vez ha dado pie a sus propias secuelas ambientadas en Los Angeles y Nueva Orleans. Las audiencias a veces van reñidas con los gustos de los más seriefilos pero el éxito de la saga generada por la serie protagonizada por Mark Harmon es indudable.

Pero dejando al lado esta disgresión sobre los gustos y volviendo a “SEAL Team”, la serie se vuelve previsible en planteamiento, nudo y desenlace. Una misión de captura que se complica con un rescate de última hora; una agente de la CIA con cargo de conciencia; y nuevo miembro del equipo Tier One que cumple con el cliché de joven soldado con potencial pero que se nos presenta como el listillo de la clase que sabe más que sus mayores.

Es decir, que a pesar de que CBS le ha concedido a “SEAL Team” una temporada completa de 22 episodios, en mi caso he decido licenciarme “sin honores” antes de que la cosa vaya a más. El número de series disponible es incompatible con el tiempo del que uno de dispone (hay que cortar por algún lado) y a pesar de que David Boreanaz me parece un actor solvente y que hace su papel muy creíble (hay que recordar que en “Bones” daba vida a un agente del FBI, antiguo francontirador del ejercito con algún trauma que le perseguía) como líder de grupo y protagonista con corazón, “SEAL Team” no es mi serie.

Un pensamiento en ““SEAL Team”, más de lo mismo a pesar de David Boreanaz

  1. Yo no he podido pasar tampoco de el primer episodio…. se me hace muuuuuuy aburrida. Y eso que me gustan las series bélicas (también veía the unit). Eso sí yo cre que la serie SIX es mejor que esta. Para mi las misiones son mejores las escenas de acción,,,

Los comentarios están cerrados.