“Killjoys”, diversión en el espacio exterior

killjoysEs lo que tienen los maratones de series, que te dejan con la mente bullendo de ideas, algunas buenas y otras malas. Con tanto pendiente por ver, con tanto pendiente por escribir no quería dejar pasar la oportunidad de hablaros de “Killjoys”, una aventura espacial que con el paso del tiempo se ha hecho más divertida, mas loca y porque no decirlo, más sexy.

Recién terminé de ver la tercera temporada de “Killjoys”, en apenas tres días (ventajas del video bajo demanda), tras su estreno en SYFY el pasado 4 de septiembre y, me he quedado con las ganas de más sobre todo por ese cliffhanger final que nos deja pendientes de lo que pasará con el futuro del Quad. Al menos los fans de la serie pueden (podemos) estar tranquilos, ya que “Killjoys” tendrá dos temporadas más que le darán un final consistente a las tramas de una serie que ha ido creciendo con el paso del tiempo.

Porque todo hay que decirlo, “Kiljoys” es una serie sin pretensiones de space opera como podría serlo su hermana de canal “The Expanse”. En su forma, es una serie mucho menos ambiciosa, con menos presupuesto y eso se nota en los efectos especiales y en los escenarios y decorados. Sin embargo, en el fondo, que no os engañen las primeras impresiones, porque a veces estás no nos dejan ver lo que hay detrás. La serie creada por Michelle Lovreta es pura diversión desde el primer episodio, con unos protagonistas que están llenos de claroscuros, con un pasado que les persigue y que en muchos de los casos son responsables de las tramas que nos acompañan a lo largo de las (hasta ahora) tres temporadas de la serie.

En el fondo “Killjoys” es un western espacial que nos sitúa en el sistema planetario del Quad formado por los planetas Westerley (Occidentalia), Lith y Qresh. Un lugar complejo, tanto política como socialmente y extremadamente polarizado. Donde el poder reside en manos de unos pocos. En este lugar es donde trabajan los killjoys, unos mercenarios cuya regla es “la misión lo es todo”. De esta Compañía de cazarrecompesas forman parte el trío protagonista: Dutch (Hannah John-Kamen), una atractiva ex asesina con un pasado complicado; su leal compañero John (Aaron Ashmore), un avispado mago de la tecnología con buen fondo; y su hermano D’Avin (Luke Macfarlane), un soldado de élite experto en tácticas de combate del que llevaba años distanciado.

En sus inicios “Kiljoys” era más bien un procedimental galáctico (si eso existe), en la que los tres protagonistas tenían que cumplir una misión, ya fuera de captura, rescate o de asesinato. Pero a la vez nos encontrábamos con una trama de fondo que acompañaba a la principal protagonista, una estupenda Hannah John-Kamen que da vida a Dutch. Es ella el centro sobre el que gira la serie. Una mujer fuerte, independiente, dura por fuera, pero con un pasado complicado que la persigue (literalmente) y un futuro que le deparara más de un quebradero de cabeza. Sin embargo, con el paso de los episodios “Killjoys” se fue volviendo más serializada, aunque sin abandonar su estilo de western noventero con sus episodios autoconclusivos. Ha sido ya en su tercera temporada cuando “Killjoys” ha dado el salto definitivo, situándonos en una guerra planetaria en la que los protagonistas deben enfrentarse a un poderoso enemigo que está tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Y a pesar de crecer en dimensión, la serie no ha perdido un ápice de diversión con una premisa clara, no tomarse demasiado en serio. Porque a pesar de las misiones más peligrosas, de la tragedia por la pérdida de seres queridos y de la guerra que se avecina, en “Killjoys” sus protagonistas no pierden el sentido del humor, ni sus deseos de sexo. En eso, será una serie que te sorprenderá ya que esto se refleja en las tramas de cada episodio. Ya seas un mercenario, un monje, un minero, o un estirado terrateniente, en la sociedad del Quad hay espacio para unas mentes abiertas y libres, sobre todo en lo que a sexo se refiere (ordenadores de naves espaciales incluidos).

Así que, resumiendo si te gustan las aventuras espaciales, con unos personajes que destilan buen rollo, unas tramas en la que no tienes que romperte la cabeza y que te harán pasar un buen rato, “Killjoys” es una serie que te dará mucho, sin dobles sentidos y que va con la verdad por delante. Pura diversión en los confines del espacio.

PD. Y lo mejor, es que estás a tiempo de ponerte al día, ya que las dos primeras temporadas están disponibles en Netflix y la tercera está aún disponible en VOD en Movistar + hasta el 2 de noviembre. No dejes pasar la ocasión.