“Absentia”, más efectista que efectiva

absentiaEl pasado 25 de septiembre AXN estrenaba “Absentia”, la serie que suponía el regreso a la televisión de Stana Katic tras el final de “Castle”. Parecía una apuesta sobre seguro, con una actriz con carisma que además ejerce como productora de la serie, y que mezclaba en el mismo cóctel un thriller psicológico con asesino en serie, junto a un drama familiar y algún que otro giro de guion. Sin embargo, tras poder ver los tres primeros episodios, la serie no termina de enganchar ni por la trama ni por unos personajes con los que no terminas de empatizar.

El inicio de “Absentia” a priori parece prometedor, situándonos en el juicio de Conrad Harlow, presunto secuestrador y asesino de la agente Emily Byrne (Stana Katic). Este, aunque no puede ser vinculado a los crímenes por los que era investigado por el FBI, si es condenado finalmente por la muerte de la agente Byrne que lleva seis años desaparecida. Sin embargo, esa misma noche, el agente Nick Durand marido de la agente presuntamente muerta, recibe una llamada del ¿propio Harlow? anunciándole que está seguía viva y donde podría encontrarla.

Todos estos acontecimientos ya se dejaban entrever en los avances que AXN fue lanzando antes del estreno de la serie y son los que te daban a entender que la trama iba a acelerarse, pero ¡nada más lejos de la realidad! En “Absentia” se ha optado por un ritmo pausado, en el que tienes tiempo de masticar la dura realidad a la que se enfrenta su protagonista tras regresar al mundo de los vivos, después de seis años de ¿cautiverio? Podríamos entrar en el debate sobre los ritmos lentos y sosegados en series y películas. Algo que en sí mismo no es malo ni bueno, pero que sólo se determina si los guionistas saben ofrecernos algo diferente a lo que vemos en otras producciones. Y en eso “Absentia” falla de forma alarmante.

absentia2Como digo, que el ritmo sea lento no tiene que ser malo, al contrario. Hay series que saben manejarse en dicho terreno y nos hacen estar pegados al sillón durante todo el tiempo que dura el episodio. Esto que es una virtud que hay que saber ganarse, en “Absentia” brilla por su ausencia. No ya por la forma narrativa, que intenta seguir los pasos del “nordic noir” tan de moda hoy en día, pero al que ni se acerca de lejos. Sino y, esto es lo más importante, por unos personajes que no terminan de ofrecer algo por lo que interesarnos por ellos. Empezando sobre todo por la protagonista, una Stana Katic que intenta alejarse de su papel de la inspectora Beckett en “Castle”, pero con el que, tras ver los tres primeros episodios, no acabas de empatizar. Vemos su sufrimiento por haber estado desaparecida durante 6 años y no recordar nada. Atisbamos su agonía por ver a su marido con otra mujer, esto unido a que su hijo no quiera estar con ella. Pero todo esto que debería servirnos para empatizar con la protagonista, terminan por ser un lastre en el desarrollo de la historia. Más que nada, porque ese drama familiar aparece demasiado trillado, demasiado visto y ese triángulo “amoroso” no termina de convencer. Una vez más, por unos personajes demasiado planos y que no dan mucho de sí. Lo siento pero Patrick Heusinger por muy guapo que sea, no deja de tener cara de estreñido todo el rato y eso no ayuda.

En cuanto a la trama en sí. Más de lo mismo. Por mucho que quieras ser misterioso y ocultar tus cartas, si el crupier que las reparte no se lo curra el juego se hace tedioso. Y esto es lo que ocurre con “Absentia”. Con el paso de los minutos terminas por desconectar y deja de interesarte si la protagonista ha estado secuestrada o esta simplemente desequilibrada. Si el supuesto asesino es culpable o es un peón más en un juego de supuestos engaños y giros de guion bastante flojos.

¿Es cruel el análisis tras visionar sólo tres episodios? Es posible, pero en una época en la que la cantidad de series que nos llegan cada semana desborda las horas que tiene el día, debes intentar separar la paja del grano cuanto antes. Y en el caso de “Absentia” hay mucha paja y muy poco grano. Lo que debería ser un thriller con la capacidad de atraparte desde el minuto uno, termina siendo un drama familiar con una trama de fondo y unos personajes que no enganchan. Sólo los fans de la guapísima Stana Katic sabrán apreciarlo. El que suscribe no tiene tiempo para ver hacían donde se dirige este barco.

Un pensamiento en ““Absentia”, más efectista que efectiva

  1. j’avais regardé le premier épisode j’ai arrêté au premier j’ai pas attendu les autres pour arriver à la même conclusion

Los comentarios están cerrados.