“Velvet Colección” repite la fórmula del éxito de “Velvet”

velvet1

Los seguidores de “Velvet” están de enhorabuena. “Velvet Colección”, más que un spin off, es la continuación de la serie más famosa de Bambú Producciones. Y es que en el visionado del piloto comprobamos que la historia se retoma cinco años más tarde de que viéramos a Ana Rivera y a Alberto Márquez por fin frente al altar.

Sin embargo, que en esencia la serie sea la misma no quiere decir que no haya sufrido alguna modificación. Para empezar, la ambientación es distinta: nos trasladamos de los años 60 en Madrid a los años 70 en Barcelona. Este salto temporal irá acompañado del de las tendencias de moda de la época: los vestidos y los bañadores se vuelven más cortos y las botas, más altas; y de una estética más colorida, la cual, sigue siendo impecable, como en todas las producciones de Bambú.

Más importante es el cambio de protagonista. Paula Echevarría le cederá el testigo a Marta Hazas, por lo que solo veremos a Ana Rivera en un capítulo más. ¿Preocupación? Ninguna. Recordemos que una de las principales claves del éxito de “Velvet” reside en sus fantásticos personajes secundarios y Clara es uno de ellos. En nuestro imaginario queda cómo hubiera sido el spin off protagonizado por Adrián Lastra y Cecilia Freire si ésta no se hubiera desvinculado de la serie.

velvet2

A la baja de Cecilia Freire hay que sumarle las de Miguel Ángel Silvestre, Manuela Velasco y Miriam Giovanelli. Los espectadores tendrán que esperar para comprobar si también perderán de vista a Pepe Sacristán, pues el avance de la serie mostraba como las galerías Velvet cierran por defunción. Su personaje, junto a Rita, es uno de los que más papeletas tiene para acabar muerto. Sea cual sea, el público se va a llevar una sorpresa cuando vea el primer episodio de la temporada.

Unos se marchan pero otros vienen para quedarse, como Imanol Arias, que interpreta a Eduard Godó, un importante empresario catalán que invierte en Velvet. Este personaje, con el que parece que tendremos una relación de amor-odio, prevaleciendo lo segundo, promete dar mucho juego. Aparte, en el piloto poco descubrimos sobre las nuevas incorporaciones.

velvet3

El traslado del universo Velvet a Movistar+ también implica que los episodios duren menos: de setenta minutos se ha pasado a cincuenta. Este descenso de metraje, lejos de perjudicar a la producción, la nutre de más ritmo. Esperemos que sirva de ejemplo al resto de ficciones de nuestro país, ya que muchas ven alargadas sus tramas de tal manera que acaban cansando al público.

Si todo lo anterior aún no ha servido para enganchar a los menos fieles, decirles que seguramente lo hará el cliffhanger que cierra el capítulo –ríete tú de los de Juego de Tronos-. Y si no, no importa, “Velvet Colección” ha llegado para quedarse. Repetir la fórmula de su predecesora pese a los cambios –acertados- que presenta no deja de ser una garantía de éxito.