“Iron Fist”: El Defensor falto de personalidad

Iron Fist

Este viernes se estrena en Netflix la cuarta serie del universo de “Los Defensores” de Marvel/Netflix y no será la única para este año ya que está pendiente de estrenarse la miniserie que una a los cuatro defensores y “The Punisher”, un spin-off de Daredevil sobre Frank Castle. Pero antes de todo toca hacer balance de los primeros seis episodios de la serie que se estrena este viernes: “Iron Fist“.

“Iron Fist” (conocido en los cómics como Puño de Hierro) empieza cuando el multimillionario Danny Rand (Finn Jones) regresa a Nueva York tras haber estado desaparecido quince años, ya que Danny tuvo un accidente de avión en el que murieron su madre y su padre. Durante todo este tiempo han cambiado muchas cosas, y si cuando se fue la empresa que lleva su apellido estaba dirigida por su padre y Harold Meachum, a la vuelta se encuentra que la empresa está dirigida por los hijos Harold: Joy (Jessica Stroup) y Ward Meachum (Tom Pelphrey).

Sin entrar en spoilers, durante los primeros episodios veremos que pasó durante el accidente, donde terminó y que ha estado haciendo Danny durante este tiempo, que relación tenía con los Meachum e incluso habrá tiempo para hacer nuevas relaciones. Y, aunque pueda parecer que se parece bastante a “Arrow” (si que es verdad que tiene un planteamiento muy similar), en la ejecución es muy diferente, entre otras cosas porque en “Iron Fist” la trama es mucho más serializada.

Tal como indica el título de mi crítica a la serie le veo dos grandes problemas: falta de personalidad y una narrativa demasiado lenta. Si algo tenían “Daredevil“, “Jessica Jones” y “Luke Cage” era personalidad, cada una representaba y tenía personajes que diferenciaban perfectamente una serie de la otra y le daban matices a cada una: “Daredevil” jugaba con el bien, el mal y los pecados; “Jessica Jones” analizaba el control de los hombres por encima de las mujeres con un villano como Killgrave y, “Luke Cage” aunque fuera lenta trató de una forma, en mi opinión, muy buena lo que significa ser afroamericano en la actualidad. Pero a “Iron Fist” le falta justamente eso, ese toque de personalidad no está, intenta tocar el ambiente empresarial y de las altas esferas pero el resultado no es del todo bueno y el personaje de Danny Rand en algunos momentos no termina de encajar del todo.

Colleen Wing

El otro problema que le veo es el de la narrativa, es algo lenta, sobre todo en los primeros cuatro episodios ya que podrían reducirse perfectamente a dos. La serie me ha dado la impresión de que es claramente un preámbulo de la miniserie “Los Defensores” porque da la sensación de que en el argumento y la trama no podrían ir más allá y más rápido, pero al tener un punto final marcado no les deja alargar más de la cuenta.

A partir del quinto episodio empieza a hacerse más visible la trama y se empieza a ver por donde irá, pero eso es un problema porque no todo el mundo esperará cuatro episodios. Ese es justamente, en mi opinión, uno de los grandes problemas de las series de Netflix, que están tan hechas para verse en maratón, que si no ves varios episodios, te da la sensación de no hay cohesión.

Aunque, hay cosas salvables, evidentemente, primero destacar a Colleen Wing (Jessica Henwick) una de las mejores secundarias que tiene la serie, un personaje muy interesante y que puede dar mucho de si. Otro tema son los cameos y que consiguen darte la sensación de estar en un mismo universo con las otras series. Y, también me ha gustado el hecho de que se trata la organización de La Mano (pero de una forma algo distinta a la vista en Daredevil), su funcionamiento y la mitologia que hay detrás.

La verdad es que aunque pueda parecer que no continuaré viéndola, la verdad es todo lo contrario, sobretodo porque los dos últimos episodios que he visto me han gustado lo suficiente por al menos acabar la temporada, y que me da la sensación de que puede ser muy importante para “Los Defensores”, a la que tengo muchísimas ganas de ver. Así que, aunque en mi opinión no llega a las otras tres series, creo que puede gustar a los fans de las series de superhéroes.