Con un par

unicaja

El pasado 5 de abril Unicaja de Málaga se alzaba con su primer título de la Eurocup, una copa que llevaba aparejado el derecho a jugar la Euroliga de baloncesto la próxima temporada (salvo que Darussafaka gane este año la misma, posibilidad remota pues debería empezar eliminando en cuartos al Real Madrid) y que su entrenador, víctima de la excitación del momento, prescindía del eufemismo para resumir la final.

Sigue leyendo