Súper8 y Movistar presentan el primer festival de cine accesible para personas con discapacidad ofrecido a través de Movistar+ 5S

movistar5ssuper8

Súper8 y Movistar apuestan por el contenido accesible en cines con la puesta en marcha de una iniciativa dirigida a los espectadores con discapacidad visual y auditiva.

Sigue leyendo

13ª Muestra SyFy: Demonios, distopías y mandanga hasta el fin (IV)

high-rise-poster1

 

Finalmente llegó el domingo, llevábamos tres días de Muestra y se acercaba el momento de despedirnos. La tarde era muy fría y el Palacio de la Prensa tuvo un gran gesto con el público dejando entrar a los asistentes conforme llegaban, sin necesidad de hacer cola. Nos quedaba todavía por ver High-rise la última película de Ben Wheatley, que tras pasar por la sección oficial de San Sebastián, se postulaba como una de las grandes películas de la Muestra. Por la mañana, en la sección SyFy Kids pudimos ver la japonesa Nicky, la aprendiz de bruja de Takashi Shimizu; y por la tarde, de forma especial y gratuita, se proyectó el documental Dark Star, el universo de H. R. Giger sobre la trayectoria del artista que creó a Alien.

Sigue leyendo

13ª Muestra SyFy: Caníbales, necrófilos, parásitos y distopías (II)

the_green_inferno

El viernes a las 4 de la tarde comenzaba la segunda jornada de Muestra Syfy. Tras el pequeño adelanto del jueves, la Muestra entraba en materia y lo hacía con el público entregado, y con Leticia Dolera al pie del cañón en cada una de sus presentaciones. En líneas generales las películas proyectadas dieron la talla, especialmente The green inferno de Eli Roth, y preguntando a algún que otro seguidor anual descubrimos que, de momento, este año hay un buen nivel.

Sigue leyendo

13ª Muestra SyFy: “La invitación” a una fiesta popular (I)

tumbaabierta_muestra-syfy-2016-poster

Han pasado pocas horas desde que abandonaba la nueva ubicación de la Muestra Syfy, el cine de “El palacio de la prensa”, con un buen sabor de boca. He de confesar que a pesar de conocer la muestra desde hace años, por unas cosas o por otras, hasta ahora nunca he tenido la suerte de poder asistir. El comportamiento del público es único, ríe, abuchea y aplaude de acuerdo con el código interno que la Muestra ha desarrollado a lo largo de sus 12 ediciones anteriores. Tras la primera impresión, es más que probable que repita el año que viene.

Sigue leyendo