“Mi querida cofradía”: La sorpresa del Festival de Málaga

miqueridacofradiacriticaEl Festival de Málaga nos ha deleitado en su 21ª edición con la película “Mi querida cofradía”, primer largometraje de Marta Díaz, aventajada alumna de la Escuela de Cine de Catalunya -ESCAC-, coproductora de esta cinta junto a la productora andaluza La Zanfoña.

Díaz dirige una ópera prima muy sorprendente por su frescura y por tratar un tema tan innovador en el mundo del cine como el costumbrismo cofrade. Cuenta con un reparto de lujo encabezado por su protagonista principal, Gloria Muñoz, que transmite mucho con su sola presencia, sin mediar palabra: su mirada y sus gestos tan profundos trasladan al espectador a los sentimientos de la protagonista, lo que no es nada fácil hoy día, siendo capaz de transmitir preocupación, tristeza y alegría solo con su presencia ante la cámara.

Narra la historia de una cofradía, donde la protagonista pretende ser Hermana Mayor de la misma, pero es elegido otro Hermano Mayor, por el hecho de ser hombre. A partir de esta situación, y tras dejar inconsciente por una divertida equivocación a su adversario, se desarrolla una ágil y fresca costumbrista comedia de enredos. El costumbrismo no lo considero algo malo, al contrario: refleja nuestras tradiciones, raíces y vivencias diarias, muestra lo que somos de forma natural, y es lo que hace la directora con esta cinta que causó tantas carcajadas en su pase de prensa.

Además, cuenta con un elenco de la talla de Pepa Aniorte como la hija de la protagonista, que aporta cierto contenido dramático al filme y demuestra su polivalencia como actriz; Juan Gea como principal antagonista; el malagueño Joaquín Núñez como el yerno “político” -nunca mejor dicho ya que interpreta al alcalde del pueblo donde se desarrolla esta obra de arte-; una muy destacable Carmen Flores como la vecina que se mete, sin quererlo, en la trama principal del filme, ofreciéndonos los momentos más hilarantemente cómicos; el siempre impresionante Manuel Morón como el mejor amigo y confidente de la protagonista; una Rosario Pardo como portavoz de las “mantillas” de la cofradía; un Alejandro Albarracín como el hijo de Juan Gea, que transmite inocencia y desconocimiento; y una Rocío Molina como hija del personaje de Pepa Aniorte, que transmite también mucha dulzura, perplejidad y, sobre todo, veracidad.

Sobre todo el elenco recae una comedia coral y fresca que, además, transmite un claro mensaje de empoderamiento femenino y de democracia que ha sabido manejar y reflejar con soltura Marta Díaz. Ningún personaje sobra, todos transmiten y aportan mucho a la trama.

Como curiosidad, en la rueda de prensa posterior a la proyección exclusiva a los medios, pregunté a Pepa Aniorte sobre su opinión del odio en las redes sociales, a raíz de la preocupante cantidad de odio generado hacia los concursantes de “Operación Triunfo 2017″ y su entorno, concretamente en la cantante Ana Guerra y su pareja y a la sazón también cantante Jadel, ganador de la primera edición de “El Número 1″, con quienes Pepa ha confesado tener gran amistad. La actriz ha defendido -y sigue defiendiendo- a todos los artistas, vengan del programa de televisión que vengan.

En conclusión, en plena era digital donde, con sus luces y sombras, los medios de comunicación luchan cada vez más por la modernización -y, con ellos, toda la industria y los artistas que han salido o trabajan con ellos-, “Mi querida cofradía” nos remite a nuestras raíces de una forma fresca, sencilla, innovadora y con mensaje en el trabajo final de carrera de Marta Díaz. De Matrícula de Honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>