#Muestra Syfy 2018 (II); El mayor monstruo puede ser el ser humano

as boas

El primer día de Muestra aterriza cargado a rebosar con 5 películas, ¿sobreviviremos al maratón? Sólo el dios Nicholas Cage lo sabe. Diluvia y el Palacio de la Prensa está rodeado por una cola de paraguas bajo la lluvia. ¿Acaso hay un pliegue en el tiempo que nos transporte al año pasado? No, simplemente no importa que llueva o truene, la sala no se abrirá antes, por conservar las buenas costumbres #ZascaEnvenenado.

La película brasileña As boas maneiras encabeza el cartel a las 15:30. Ana es una chica que tiene una aventura, queda embarazada pero el padre resulta ser una criatura sobrenatural que la fecunda y no vuelve a ver. Clara, su asistente doméstica, una mujer protectora, le brindará todos los cuidados hasta el nacimiento del bebé. Pero cosas extrañas suceden, en la luna llena el feto parece poseer a la madre y provocarle extraños episodios de sonambulismo…

Resulta particular en la cinta, que parece ser un contenedor de dos películas en una. Por una parte tenemos todo el drama cotidiano familiar en la primera parte, incluso con tintes románticos -tiene unas escenas de sexo lésbico bastante intensas (gracias Juliana Rojas por la erección)-. Sin embargo, a partir del nacimiento del bebé, se adopta un ritmo y atmósfera totalmente diferente. Educar y ver crecer a ese niño medio criatura estará repleto de episodios de suspense y acción. Notables las canciones -fados-, los efectos digitales (Brasil no es tercermundista anymore) y la interpretación de una abnegada madre que luchará con todo su amor por proteger a su retoño.

a day

Continúa el pase de A day, o Atrapado en el tiempo a la coreana. Un famoso cirujano vuelve a casa después de una colaboración con la ONU. Al fijar una cita para ver a su hija, esta muere por el camino. Jun-Young regresa en el tiempo al comienzo de este fatídico día, como el mencionado Bill Murray, o la reciente Happy Death Day, sólo que el ciclo se romperá cuando consiga salvar a su ser querido. La trama se complica cuando descubre que hay otros atrapados en el mismo día como él. El honor, la venganza y los conflictos éticos son el eje de una película muy equilibrada, bien pensada y con un suspense brutal. Muy interesante comprobar que cuando la película es notable, la sala 1 permanece en silencio, admirándola, sin comentarios jocosos. Respeto haberlo haylo.

downrage

Está siendo un gran día, los programadores casi le han quitado a uno el sabor agridulce del día de ayer, sobre todo por las películas pero en parte ayudado por los zumos de regalo en sala. Mantener nutrido el cerebro del mandanguer para las sesiones hace el día más llevadero. Y empieza Downrage: una pareja viaja por la carretera, compartiendo su furgoneta con cuatro desconocidos del Blablacar americano. En mitad de la nada, de un secarral alejado de la mano de Dios, pinchan la rueda y tienen que parar, cual desdichada familia de Las colinas tienen ojos. Piensas en boicot de estos extraños recién conocidos, pero no, no son violadores encubiertos ni locas psicóticas. La amenaza está fuera, y es invisible: un francotirador, que pensará que sigue en Vietnam, vigila esa carretera camuflado en la distancia, como buen campero del Player Unknown’s Battlegrounds. Su mente retorcida y juguetona irá dándoles caza, mientras los muchachos tratan de sobrevivir y de escapar. La premisa recuerda también a La última llamada; la película, a pesar de desarrollarse en un mismo espacio durante dos horas, juega magistralmente con el suspense y mantiene el interés y la tensión con pildoritas de microteatro y pequeños avances en la trama. Los asesinatos resultan escandalosamente violentos y visuales, desmembrando los cuerpos y cadáveres humanos de nuevas e impactantes maneras. Uno casi desea que los personajes vayan palmando para que Kitamura sorprenda con su visión goreística. En un país plagado de armas y pirados, el film se siente más como una reconstrucción dramática inspirada en sucesos reales que una ficción, lo que, a nivel subconsciente, ayuda a aumentar la inmersión.

El nivel del viernes se ha disparado cual gráfica de criptomoneda: invertir en el bono Syfy está saliendo rentable. El siguiente pase llega precedido por el cortometraje español La última cita, en el que dos cadáveres retoman conciencia en el frigorífico de la funeraria y charlan entre ellos. Una oda a la vida miserable en la que el stablishment nos condiciona a vivir, y a morir.

brawl

Por fin, después de este preámbulo sin alma empieza Brawl in the cell block 99. Bradley (Vince Vaughn) es despedido de su trabajo y retoma los trapicheos con drogas para mejorar su nivel de vida, de cara a salvar su matrimonio, y tener un bebé. Sin embargo durante una entrega resulta detenido y es sentenciado a prisión. Su estancia en la cárcel no será un camino de rosas, pues será chantajeado por narcos del exterior para que haga ciertas gestiones en su favor. La película es un viaje a los infiernos de las prisiones estadounidenses, que dejan Guantánamo a la altura de Disneylandia. Entre paisajes de desesperación, la angustia de Bradley es tan real que transpira la pantalla. Un personaje al que acompañamos y comprendemos, y sufrimos su conflicto como propio. Además de ser un luchador admirable, que deja unas escenas de combates brutales para la posteridad. Los huesos crujen, las mandíbulas se parten y los cráneos se aplastan a un ritmo sin compasión, con elementos de tortura y maquillajes de efectos visuales hiperrealistas que pueden provocar la arcada mental (esto siempre es bueno) e incluso apartar la mirada. Su desgarradora aventura a caballo entre Venganza y Midnight Express no será cine propio de la Syfy pero suple esto siendo un film intenso y redondo.

mayhem

Termina el día a la 1 de la madrugada con Mayhem. Ha aparecido un virus que provoca que las personas den rienda suelta a sus impulsos más básicos, desde la hiperviolencia al sexo desenfrenado. El film viaja a uno de los lugares de la Tierra con más emociones reprimidas, un buffete de abogados estirados, donde estallará un brote del virus. El caos será omnipresente mientras Derek tratará de ascender a las plantas superiores para vengarse por su despido. Mayhem es una crítica mordaz a la vida gris del corporativismo, una metáfora del canibalismo al otro en beneficio propio. Esta plaga recibirá su castigo, siempre con un tono divertido y litros de sangre, el mensaje llega a todos.

Salimos del pase a las 3 de la mañana, muy satisfechos porque no se siguiera la estela del preestreno de esta edición, que ya ha quedado enterrado y olvidado. Un día muy potente, y pensando en el búho de vuelta a casa, la Muestra trata de esto, ni de la mandanga de la sala 1, ni los huesitos de Leticia, ni el Palafox… Es el buen sabor de boca tras disfrutar buen cine de género, es irte a la cama reventado con una sonrisa en los labios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>