“Demasiado cerca (Tesnota)”: drama desde los confines rusos

Demasiado cercaDemasiado cerca (Tesnota) viene avalada por el premio Fipresci en la última edición del Festival de Cannes y está apadrinada por el cineasta Aleksandr Sokúrov. Sendos avales no presagian el intenso y amargo trago que supone la opera prima de Kantemir Balagov. Un complejo drama en una problemática situación.

La misma noche de la celebración del compromiso matrimonial, una joven pareja es raptada por unos desconocidos. A la mañana siguiente, las familias reciben una nota de secuestro en la que se pide un rescate. La desesperación de Ilana, la protagonista y hermana del desaparecido, y sus padres por traer de vuelta a David les llevará a perderlo todo. Las miserias humanas afloran mientras consiguen los recursos necesarios para el rescate, puesto que la comunidad judía a la que pertenece la familia les da la espalda. O peor aún, cuando algún conocido aprovecha la situación para sacar tajada. Además, en Demasiado cerca también se produce un choque generacional (el de Ilana con su madre), uno familiar (los lazos emocionales entre consanguíneos son muy fuertes), y otro étnico y religioso (ella es judía y su novio cabardino). Así que la película también irradia costumbrismo, romance, realismo atroz y un retrato sociológico de un lugar de culturas y tribus encontradas. A pesar de tocar tantos palos, Balagov consigue que la trama se desenvuelva con fluidez.

Demasiado cercaLa aparente escasez de recursos con la que se ha rodado el film refleja con exactitud la tosquedad y penuria del ambiente. Pero más efectiva es la sensación de agobio y tensión que vive la protagonista, constantemente encerrada en el formato cuadrado (1:1) y con planos cerrados (la cámara va pegada a los actores). Además, los colores y textura son más bien propios del VHS y la banda sonora es inexistente. Y también las actuaciones van acordes a la intensidad y frialdad sentimental que se profesan los protagonistas. Entre ellas, cabe destacar la interpretación de Darya Zhovner en el papel de Ilana que le ha valido reconocimientos en el Festival de San Sebastián y el de Nuevo Cine de Montréal.

Aunque parezca que la localización y la época de los hechos no tengan relevancia por tratarse de un lugar que nos queda demasiado lejos, es conveniente un poco de contextualización para comprender mejor la trágica situación. Todo sucede en un barrio periférico de Nálchik, capital de una de las actuales repúblicas rusas del Cáucaso Norte y una de la zonas más pobres del país, durante el año 1998, en la breve pausa entre las Guerras Chechenas. Una región que actualmente sigue siendo conflictiva. Porque si no es en un entorno donde los sentimientos son inexistentes, ¿cómo se explica que a alguien se le ocurra secuestrar a los hijos de los pobres? La película es un cúmulo de desdichas de principio a fin.

Demasiado cercaEl título de la película podría referirse a la distancia entre el objetivo y los personajes pero Demasiado cerca es mucho más que el debut de un prometedor cineasta ruso que llega a las salas españolas el próximo viernes 22 de diciembre gracias a Bteam Pictures.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>