SEFF 17 | “Una vida violenta”, promete más de lo que cumple

unavidaviolentaseff17En el SEFF se presentó en la Sección Oficial de este año “Una vida violenta”, segunda película del director de origen corso Thierry Peretti. El film pretende mostrarnos el pasado tumultuoso que invadió la isla de Córcega en la década de las 90, a través de la mirada de un joven que se vio envuelto en las luchas del FNLC durante esos años. Aunque con algún momento vibrante y algunas buenas sensaciones, la película termina perdida en divagaciones filosófico-políticas, sin terminar de concretar su buen inicio.

“Una vida violenta” nos traslada a la isla de Córcega, un paraíso turístico que se ha visto estigmatizado por el terrorismo nacionalista y la intrusión de la mafia. En la década de los 90 la violencia se hizo muy presente en el día a día de la isla y, durante estos años la actividad del FNLC se recrudeció, llevando a cabo aproximadamente un millar de asaltos, además de atentados con dinamita y robos a mano armada contra bancos, edificios públicos civiles y militares, estructuras turísticas y todo lo que estaba relacionado con el Gobierno francés en la isla. Pero además se enfrentó a la presencia cada vez mayor de la mafia siciliana que intentaba hacerse con el pastel de la inversión inmobiliaria en la isla.

Con este caldo de cultivo de violencia presente, la película relata la historia del ascenso de un joven de clase media, con inquietudes y su inevitable caída dentro de las guerras de facciones que tuvieron lugar entre los grupos militares rivales dentro del FNLC que causaron decenas de muertes en la isla. En su mayor parte los más débiles y manipulables que terminaron siendo utilizados como carne de cañón en luchas intestinas y en los enfrentamientos con la mafia.

“Una vida violenta” nos introduce en este momento histórico y tumultuoso de la isla de Córcega, rara vez representado con anterioridad en el cine. Con un comienzo impactante que nos ubica muy cerca del estilo de “Gomorra” y “El Padrino”, el film de Perreti intenta ser una crónica de la juventud corsa de esos años a través de la mirada del protagonista. Un joven idealista (un actor corso sin experiencia) que debería ser el transmisor e hilo conductor de la historia pero que termina siendo un lastre para la continuidad de la misma. El protagonista se nos muestra demasiado frío y distante, a pesar de la violencia y la muerte que le rodea, y no es capaz de transmitir la emoción que su discurso nacionalista, independentista y marxista desprende.

La intención de Peretti es ofrecernos un retrato realista de lo que se vivió en Córcega en aquellos años sin ley, al más puro estilo del western norteamericano, utilizando la visión de un joven miembro del FNLC que el mismo conoció en persona y que sirvió para dar vida al protagonista de la película. Sin embargo, aunque si consigue ese tono de realismo en algunos momentos, la película se queda en gran medida a medias en lo que pretende transmitir. Con algún momento interesante, como la presencia de la mafia como actor relevante que se hace evidente en un par de escenas, la trama de “A Violent Life” se diluye y termina confundiéndonos en demasiados detalles que hace difícil su compresión, provocando que deje de interesarnos lo que estamos viendo.

A pesar de un inicio prometedor y una idea interesante de base, “Una vida violenta” no llega a ser el thriller que prometía y se pierde en demasiadas discusiones filosófico-políticas, que en mi caso provocaron durante su pase de prensa que desconectara sin remedio. Una lástima porque la película prometía y mucho, pero al final nos encontramos con demasiados agujeros que terminan por hacer que el barco no se mantenga a flote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>