SEFF 17 | “Una questione privata”, una historia de obsesión que termina perdida en la niebla

aquestioneprivataLos triángulos amorosos siempre dan juego, ya sea en el cine, las series o la literatura. Nos permiten según sea la narración, ponernos de parte de uno de los participantes de dicho trío dependiendo del punto de vista que se nos ofrezca. En “Una questione privata” proyectada en el SEFF en la Sección Oficial fuera de concurso, los hermanos Taviani pretenden ofrecernos una historia sobre una obsesión amorosa, pero en la que terminamos tan perdidos como el protagonista en las nieblas que recorren las montañas del Piamonte italiano.

“Una questione privata” es una adaptación de la novela homonima de Beppe Fenoglio, en la que un joven partisano llamado Milton (sí, como el autor de “El paraíso perdido”) recuerda su amor por la bella Fulvia tras volver a visitar la casa donde la joven vivía años atrás. Sin embargo, allí descubre que ella se enamoró de su amigo Giorgio. Atormentado por los celos va en su busca, descubriendo que este ha sido capturado por los camisas negras.

Triángulo amoroso de manual, situado en plena Segunda Guerra Mundial, en las montañas piamontesas de Langhe. Allí tiene lugar la lucha entre los partisanos y los camisas negras de Mussolini y es allí donde el joven Milton recuerda su amor por Fulvia, mientras busca algún prisionero entre las diferente brigadas partisanas para lograr un intercambio con su amigo, pero no para liberarlo y evitar asi su sufrimiento sino para averiguar la verdad y acabar con los celos que le carcomen por dentro. Unos celos derivados de una obsesión por una bella mujer. Un tema universal en la literatura, el cine o la televisión y que aquí se nos muestra a través de flashbacks de los recuerdos de Milton. Su amor es una obsesión, una declaración nunca realizada, basada en su único punto de vista ya que los recuerdos son los suyos por lo que su pasión por la joven Fulvia es sólo la visión de un joven enamorado de un ideal. El ideal de una joven hermosa, moderna, apasionada, una Roxana por la que Cyrano (Milton) siente verdadera obsesión pero a la que nunca declara su amor, salvo por esas cartas que le envía cada semana, en las que descarga su pasión por ella.

Es la obsesión por saber, por conocer la realidad de la relación entre Fulvia y Giorgio (su amigo de la infancia) lo que lleva a Milton a recorrer las montañas, a través de la niebla que lo invade todo, como si de un Odiseo moderno se tratará, buscando liberar a su amigo. Una Itaca a la que nunca llega. Y mientras lo hace, vemos la devastación que el odio de los hombres es capaz de hacer, pero lo vemos desde la frialdad absoluta sin que nos llegue a conmover en ningún instante. Y es es el gran problema de “Una questione privata”, que en ningún momento nos transmite ninguna emoción. La muerte rodea al protagonista, la soledad le corroe a pesar de estar rodeado de compañeros partisanos pero su obsesión por Fulvia lo ocupa todo y al espectador termina por hacernos desconectar. Y finalmente acabamos tan perdidos como él sin importarnos quien vive y quien muere.

Cuando termina la película te quedas con la sensación de que se te escapa algo, quedándote la impresión de que no te lo han contado todo. En menos de una hora y media, que es la duración de “Una questione privata” acabas tan desorientado como el protagonista quedando todo en suspenso, como si se tratara del piloto de una serie que arranca con un gran cliffhanger que pretende engancharnos a su siguiente episodio, de saber que ocurrirá. Pero ese gran suspense final no importa, ha dejado de importar hace muchos minutos y termina por hacerte pensar en otra cosa. Porque al final, las obsesiones de unos, son el sopor de otros. Y aunque “Una questione privata” no es una película aburrida ni puedo decir que sea mala (estos días las he visto peores os lo aseguro) está me dejó con la sensación que lo mejor de los Taviani ya no está por llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>