SEFF 2017 | “Tierra Firme”, el duro camino hacia la madurez

tierrafirmeseff17criticaEl Festival de Cine Europeo de Sevilla dio ayer viernes el pistoletazo de salida a su edición número catorce, y la película elegida para su inauguración fue “Tierra Firme” de Carlos Marques-Marcet. Una película que los medios acreditados pudimos ver en su pase de prensa a eso del mediodía y que arrancó bastantes aplausos una vez finalizado su visionado. Por mi parte acabé con una sensación agridulce, tras ver una película que se estrenará en cines de la mano de Avalon el 24 de noviembre.

La segunda película del director de “10.000 km” nos traslada literalmente a los canales de Londres, subidos a una barcaza que recorre sus aguas, en un precioso plano secuencia que abre el film. En ese barco viven Eva (Oona Chaplin) y Kat (Natalia Tena), dos jóvenes que afrontan el día a día de forma despreocupada, sin pensar en el mañana, salvo para trasladar su hogar a otro lugar diferente del canal. Sin embargo, está aparente existencia libre y desenfadada de las protagonistas, se verá alterada por la llegada de Roger (David Verdaguer), amigo íntimo de Kat. Aquí descubriremos que como se suele decir, no es oro todo lo que reluce y que, en el caso de Eva, está esconde un deseo irrefrenable de ser madre, algo que no comparte Kat que tiene un miedo atroz al cambio y a dejar de llevar una vida libre sin responsabilidades.

Este es a mi parecer, el tema principal que se trasluce en el guion de “Tierra Firme”. Unos jóvenes que están cerca de los 40 pero que siguen alejados de la realidad que les rodea. Con trabajos sin futuro reflejo de la precariedad laboral que se vive en toda Europa. El miedo a madurar y lo difícil que resulta reconocer que a veces no es tan fácil asumir responsabilidades. En esto ahonda la historia de la película ya que Eva, si quiere afrontar ese cambio. Y lo quiere hacer teniendo un hijo y la aparición de Roger es su puerta hacia ese futuro hacia “tierra firme”. Curiosamente, no sólo encuentra en el mejor amigo de su novia al mejor aliado emocional imaginable, sino también a un donante potencial. Y para sorpresa de Kat, a Roger le atrae la idea de ser padre, a pesar de ser un hombre cuyas relaciones no suelen durar más de una noche. Algo que vemos repetido de forma constante a lo largo del filme, pero que curiosamente a pesar de ese síndrome de Peter Pan que arrastra, es el que mejor comprende las necesidades de Eva convirtiendo su relación en un triángulo difícil de catalogar.

La historia de “Tierra Firme” se hace creíble gracias a su trío protagonista y a la química que desprenden. Natalia Tena que al igual que a Oona Chaplin, los fans de “Juego de Tronos” reconocerán, ya había trabajado en la opera prima de Carlos Marquet-Marcet junto a David Verdaguer y eso se nota. Su relación de amistad traspasa la pantalla y ayuda a comprender el miedo de Kat al cambio y a la responsabilidad. Junto al trío protagonista contaremos a lo largo de la película con la presencia de Geraldine Chaplin. Sus apariciones son contadas, pero llenan la pantalla y son las que reflejan el contrapunto entre realidad y despreocupación. A pesar de su apariencia y de sus creencias religiosas, en tan solo tres apariciones pone en el dedo en la llaga en lo que a la vida que llevan sus protagonistas se refiere. Responsabilidad frente despreocupación.

En “Tierra Firme” estamos ante drama con pequeños golpes de humor, sobretodo aportados por el personaje de Roger que rompen esa tensión que poco a poco va surgiendo entre Eva y Kat por los deseos y el “egoísmo” de ambas. Es su personaje, un Peter Pan que no piensa en el mañana el que sirve como pegamento de la relación, desmontando aquello de “tres son multitud”. Y es la forma de narrarlo lo que llega al espectador. Aquí no estamos ante una película de explosiones, persecuciones ni asesinos. Es una historia que todos podemos llegar a comprender, algo que hemos vivido y un miedo que más de uno hemos sentido. A todos nos gusta disfrutar de la vida, aprovechar el día y ser como la cigarra que no piensa en el mañana. Sin embargo, no podemos dejar de ser la hormiga que vive preocupada por el futuro. Y tal vez, en el término medio este la virtud. No tener miedo al cambio, a la responsabilidad, pero vivir esta sin dejar de lado nuestro corazón de Peter Pan. Es lo que finalmente buscan los protagonistas de “Tierra Firme”, vivir con quien amas, pero con la ilusión de vivir el presente sin pensar en el mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>