Rueda de prensa de presentación de “Jesus” en el Festival de San Sebastián

ruedaprensajuesAyer tuvo lugar en el Festival de San Sebastián, la rueda de prensa de presentación de “Jesús”, una controvertida película que ha nacido de una coproducción entre Alemania, Chile y Grecia. A la misma, además de su director Fernando Guzzoni, acudieron los actores Nicolás Duran y Alejandro Goic y los productores Jacques Bidou, Marianne Dumoulin y Giancarlo Nasi Cañas. Aquí os dejó sus declaraciones durante la presentación a los medios.

- ¿Esta película es su ópera prima?

- Guzzoni: No, es mi tercer película, aunque mi primera de ficción.

 - ¿Los actores eran amateurs o profesionales?

- Guzzoni: Alejandro lleva más de 20 películas en su haber, y es un muy reconocido actor en Chile. La búsqueda de Nicolás para el papel protagónico fue más difícil, porque estaba buscando un actor de 18 años para interpretarlo. No quería u no de veintitantos que simulara tener 18. Y eso costó mucho. Pero estoy muy contento de haber encontrado a Nicolás, un actor tan bueno, con 7 películas creo ya en su haber, y que ha desempeñado el papel tan bien.

 - ¿Por qué el quiebre de la relación padre-hijo en la película?

- Guzzoni: la película lo que intenta es reflejar la crisis en esta relación, no una solución, simplemente presentar el problema.

- ¿Cómo ha conseguido reflejar con tanto realismo el mundo en el que se mueven los personajes?

- Guzzoni: Eso fue un trabajo duro. Investigamos mucho, nos movimos todo lo que pudimos en ese ambiente. Nicolás tomó clases de Hip Hop, y nosotros intentamos sumergirnos en ese mundo. No quería parecer un turista en mi propia película. Quería mostrar ese mundo por dentro, tal y como es. Hubo un cruce también entre actores y no actores. Los chicos del Hip Hop por ejemplo no son actores, pertenecen realmente a ese mundo. Trabajamos todos muy duro en la inserción, para que la película se viera real.

 - ¿Está basada en hechos reales la película?

- Guzzoni: Sí. Hace unos años hubo un acontecimiento en Chile que se volvió muy mediático. Un joven homosexual fue asesinado por cuatro jóvenes en un parque. Enseguida la prensa y la opinión pública encasillaron el hecho como un asesinato homófobo, cometido por neonazis. Pero yo hice una investigación personal, y descubrí que tanto víctima como victimarios venían de la misma extracción socio-económica, y que de hecho se conocían. Y lo único que tenían en común era la ausencia de una figura paterna. No era un homicidio homófobo cometido a un extraño. Era más un fratricidio, como cuando se matan entre hermanos. No era lucha de clases, lo que aunque obviamente nadie apoyaría, por lo menos se podría entender mejor. Era un asesinato entre hermanos, aunque no tuvieran lazos de sangre, pero si hermanados en su marginación. Son estos los casos en los que el pueblo fracasa.

- ¿Fue un rodaje largo?

- Guzzoni: el rodaje duró tres años. Fue difícil en algunos momentos, pues es una película de muy bajo presupuesto. Por eso es tan importante la coproducción y el apoyo de tantos países. Es una coproducción de Chile, Alemania, Colombia, Grecia, Francia e Italia.

- ¿Fue difícil filmar las escenas de sexo en la película?

- Nicolás Durán: la verdad, me fue más difícil filmar las de Hip Hop, ya que yo nunca bailo (risas). La verdad que las escenas con mi novia en la película no fueron difíciles, pues ella era mi novia en la vida real también en esa época. Todo fue muy natural. Quizás lo que me ha costado más han sido las escenas de sexo homosexual, más que nada porque quería hacerlas que se vieran muy reales. Yo tengo muchos amigos homosexuales, y he hablado mucho con ellos, para poder hacerlo bien, que se viera real.

- ¿Qué representan las escenas de sexo para vosotros?

- Alejandro Goic: durante la dictadura, el sexo era tabú. Se generó una sociedad con mucha soledad y auto marginación, muy individualista en el mal sentido de la palabra. La dictadura totalitaria bajo la que vivíamos ha acentuado las diferencias entre la gente, lo que generó una soledad brutal. Y una de las maneras de no sentir esa soledad es el sexo, como una búsqueda desesperada de paliar la soledad del alma.
Nicolás Durán: también creo que una búsqueda de mi generación, que no ha visto la dictadura, pero que le queda el fantasma de ella, es la búsqueda de la eliminación de los límites y etiquetas. Cada vez más en esta generación, se eliminan los encasillamientos de “homosexual”, “hetero”, “bisexual”, y es más cada uno con su sexualidad.

- ¿Se hace mucho hincapié en la película en los victimarios, pero dónde queda la víctima en la película?

- Guzzoni: A nivel macro, cuando se comienza con la idea de una película, se pueden tomar infinitos enfoques. Yo me centré en el del victimario, porque en el caso en que me basé, la prensa y la opinión pública enseguida los encasilló en neonazis homófobos. Y eso era falso. Por eso quise centrarme en los victimarios. No es por quitar importancia a la víctima, si no porque de todos los enfoques posibles, he decidido centrarme en los victimarios. Siempre hay que elegir un enfoque, y yo elegí este. Lo más aterrador para mí es que se matan “entre ellos”, son como hermanos. La película habla de una violencia no del tipo a la que estamos acostumbrados, como Rambo, matando a centenares de desconocidos, transformando la muerte casi en una comedia. Nosotros aquí hablamos de una violencia más cercana, algo en lo que podríamos vernos reflejados cualquiera de nosotros.
- Alejandro Goic: es más cómoda la visión de asesinos homófobos. Es más difícil asumir que hay cientos y cientos de jóvenes que por exclusión social, carencias, falta de afectividad, y demás problemas de las sociedades actuales, son asesinos en potencia. El mundo está lleno de estos jóvenes. En todos los países en los que hay pobreza y marginación, esto seguirá pasando. Es más fácil encasillarlos en nazis u homófobos, pues así nos tranquilizamos, creemos saber sus motivos y no nos atañen. Es más duro aceptar la responsabilidad de la sociedad en todo esto, asumir que son fruto de la segregación, del desamor, y de las desigualdades sociales.

- ¿Cómo veis que se maneja el tema de las distintas elecciones sexuales en vuestro país?

- Nicolás Durán: lamentablemente nuestro país está aún bajo un gran peso del catolicismo, lo que acaba con gran parte de las libertades de las personas. Nuestra generación busca más lo de “vive y deja vivir”.
- Guzzoni: por suerte en esta generación ya se están normalizando las diferentes clases de sexualidad y de familias. Cada vez es más aceptado que hay familias tradicionales, otras monoparentales, otras homosexuales, y mil nuevas formas según cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>